Último día del año y nos hacemos la siguiente reflexión en cuanto al estado de la libertad de expresión en la red, ¿será mejor el próximo año que este? Si nos fijamos detenidamente en los 12 meses del 2011, todo indicaría que sí, que peor imposible. La realidad es bien distinta, y el próximo se anuncia todavía peor. En el horizonte, la sombra alargada de SOPA, que tratándose de Estados Unidos, promete cambiar drásticamente la estructura de la red tal y como la conocemos. Junto a ella, las "hermanas" menores de la regulación propuesta con el comienzo de la aplicación de la Ley Sinde en España. El regalo de última hora con el que España recibe el "próspero" año nuevo.

Sea como fuere, este 2011 será recordado como el año que Internet pasó a ser una gran amenaza entre muchas de las grandes corporaciones, llámense gobiernos, organizaciones pro-copyrights, industria del entretenimiento o cualquiera que estuviera a favor de sitiar la red proponiendo la censura como método de regulación. Ni rastro de los derechos de los ciudadanos y mucho menos de la libertad de expresión.

Por esta razón hemos querido realizar desde ALT1040 un pequeño resumen de lo que fue y lo que será el estado actual de muchas de estas leyes que atentan contra los derechos fundamentales de los usuarios y ciudadanos. Estas son alguna de las aberraciones propuestas en este año:

SOPA

La primera y la única que aún no se ha aprobado. De hacerlo, promete ser la "madre de todas las censuras". Nunca en la historia de la red se había repetido tanto unas siglas. Ha sido en la recta final de este año cuando el altavoz popular más se ha hecho sentir, y es que la iniciativa junto a E-PARASITES (antes PROTECT IP) estuvo a punto de aprobarse en la Cámara del Senado de Estados Unidos.

¿Por qué es tan importante que SOPA no se apruebe? ¿Cómo nos afecta a los ciudadanos fuera de Estados Unidos? ¿hasta donde llegará el poder de la misma? Estas preguntas se las hacían la mayoría de ciudadanos cuando comenzaron a circular las primeras redacciones sobre la propuesta.

La razón hay que verla en la propia vaguedad y ambigüedad de su redacción. Tal y como está escrita en estos momentos, todos los que usamos diariamente la red, ya sea con una web, un comentario o evidentemente una descarga de algún archivo-documento-foto-torrent-mp3-vídeo con material con copyright, podremos estar sujetos a la actuación de la propuesta de ley.

Y todo por la misma razón que el resto de propuestas en el mundo, el poder influyente de un lobbie, el estadounidense en esencia, que mira por sus intereses por encima de derechos y de libertades, por mantener de manera perpetua un modelo de negocio y unos intereses que no han sabido adaptarse a los tiempos y a la nueva era, si es que se le puede llamar así.

Si SOPA se aprueba atentará directamente a la innovación, a la libertad de expresión y a la propia seguridad. Te afectará, de manera directa o indirecta, estés dentro o fuera de Estados Unidos.

Estas son sus graves consecuencias:

  • Se atacará directamente a los proveedores, se les instigará a actuar bajo presión para realizar un seguimiento de las actividades de los usuarios, sin necesidad de juicio y en un plazo máximo de cinco días.
  • Cualquier sitio en la red puede ser investigado y monitorizado e incluso pueden llegar a tener infracciones si no realiza todo aquello que dicten los grupos pro-copyright.
  • Se podrá atacar directamente al enlace del sitio o web cortándole cualquier lazo económico.
  • Se atacará a cualquier fórmula de acceso a la red que no se encuentre bajo sus normas.
  • La subida en la red de material propio (del usuario) en el que se incluyan temáticas con copyright podrán derivar en cárcel (hasta cinco años).
  • VPNs, proxies o herramientas como MAFIAA Fire que intenten pasar el bloqueo de DNS serán tomados como medidas infractoras e ilegales.

Con este mapa nos podemos hacer una idea de lo que le espera a la libertad de expresión si se aprueba. Habrá que esperar a la primera semana de enero, momento en el que se volverán a reunir para debatir su posible votación. Mientras, las muestras de los ciudadanos no se han hecho esperar. Firmas, ataques, boicots... cualquier cosa ha sido válida estos días para hacer llegar la negativa popular de esta dañina propuesta. Parece claro que al final se aprobará, la duda será hasta qué punto se retocará para intentar contentar a todos.

ACTA

ACTA (Anti-Counterfeiting Trade Agreement o Acuerdo de Comercio Anti-Falsificación) lleva varios años en el aire, con cambios, modificaciones y sobre todo, con filtraciones que nos han ido descubriendo al resto de mortales lo que se escondía detrás de la propuesta. Un convenio entre países promovido por Estados Unidos donde se han mantenido en secreto muchos aspectos del acuerdo o incluso quienes eran los representantes (países) que estaban detrás. Como en todas las propuestas que tratamos, bajo la excusa de la ilegalidad en materia de copyright se atentaría contra las libertades de las personas y contra la propia red.

Durante este 2011 hubieron varias noticias que fueron golpeando la conciencia de los ciudadanos sobre la forma de actuar de los gobiernos en secreto y sobre tratados y escritos de gran impacto público.

El año comenzó con el contenido finalizado y a la espera del siguiente paso, la de la firma del tratado si el Parlamento Europeo y el Senado Mexicano lo ratificaban. En enero se filtró que la Unión Europea planeaba en secreto aumentar la presión sobre las descargas en la red.

Febrero fue el mes donde la Quadrature du Net filtró la historia y motivaciones detrás de ACTA con la ayuda de WikiLeaks. Una serie de cables que provenían de las embajadas de Tokyo, México, Roma, Lisboa y Estocolmo y donde entre otras cosas, quedaba claro que Estados Unidos exportaba su agenda de criminalización de la cultura a los países en desarrollo para proteger al selecto grupo de propietarios de derechos de autor.

Otro cable mostraba como México no fue invitado a participar en ACTA sino que pidió explícitamente entrar en ella y colaborar con Estados Unidos. Un último cable hablaba de la preocupación de implantar el tratado en Europa debido a a las opiniones divididas entre los miembros de la Unión Europea.

Febrero también fue el mes donde supimos del reporte publicado por Victoria Espinel desde Estados Unidos. Reporte 2010 de Protección de Propiedad Intelectual que volvía a situar el foco del país en las regulaciones extremas y la criminalización para proteger las industrias "creativas" ya sea con acuerdos de cooperación con organismos policiales como la INTERPOL o a través del intercambio regulado por herramientas comerciales, caso de ACTA. También tuvo lugar la primera audiencia pública del ACTA en México. Una primera reunión esperanzadora en el país que abría las puertas a la voz del ciudadano.

En marzo tuvo lugar la siguiente reunión en el Senado mexicano entre los representantes de empresas de telecomunicaciones, proveedores de servicios de internet, productores independientes y representantes de sociedades de gestión de derechos de autor, todos para dar su opinión al tratado donde se volvía a poner de manifiesto que es innecesaria y contraproducente.

También fue el famoso mes donde de manera indirecta (o más bien directa) la industria del copyright y todo su entramado perdía el beneficio de la duda. El Consejo de Investigaciones de Ciencias Sociales publicaba un extenso estudio que abordaba el tema de la piratería en Internet desde una perspectiva científica y social.

En el mes de abril el Grupo de Trabajo Plural ACTA que se celebraba en el Senado mexicano recibía a los representantes de las dependencias de gobierno encargados de la negociación del tratado. Un balance negativo donde una única institución representó dignamente a los ciudadanos, el Instituto Federal de Acceso a la Información.

También fue el mes donde Estados Unidos reconocía por primera vez que ACTA no era un acuerdo vinculatorio para el país... claro que quedaba la duda de saber si el resto de países en cambio sí estaban obligados a modificar leyes nacionales. Incoherencias donde la propia Homeland Security hablaba de amenaza en la creación del tratado.

En mayo supimos que la MPAA e IFPI habían enviado una carta al Parlamento Europeo para presionarlos a firmar ACTA sin revisión legal en la Comisión de Justicia Europea. La justificación: retrasaría la adopción. Aún así, este mes sería grave porque la versión final, publicada en diciembre del 2010, ya estaba lista para ser firmada.

Junio comenzada con noticias esperanzadoras. La ONU hablaba a través de Frank La Rue, Relator Especial de las Naciones Unidas, considerando que la actual tendencia del copyright violaba los derechos humanos, incluyendo claro está a ACTA.

Finalmente fue el mes donde México se bajaba de ACTA y se excluía del tratado en el Senado. Se había aprobado por unanimidad en Punto de Acuerdo para pedir formalmente a Calderon no firmar el tratado. En julio se llegaría a un consenso y en septiembre se ratificaría en el Senado mexicano, de forma unánime y oficial, el rechazo al tratado.

Al otro lado del charco, la Comisión Europea enviaba una propuesta formal al Parlamento Europeo para que Europa firmara ACTA. Además, se designaba a la controvertida Marielle Gallo como responsable de ACTA, la responsable de llevar a cabo el proceso de conclusión.

En octubre se firmaba ACTA. Australia, Canadá, Estados Unidos, Japón, Marruecos, Nueva Zelanda, Singapur y Korea del Sur firmaban el documento en Tokyo. Daban el "sí" por lo tanto 8 de las 11 partes negociadoras, aunque eso no significaría que la Unión Europea, Suiza y México no lo fueran a hacer en un futuro. El período de firmas se extiende hasta mayo del 2013.

Finalmente, hace una semana llegaba la última de las noticias en torno al tratado. El Consejo Europeo aprobaba ACTA a escondidas. ¿Cómo? pasando dentro de un conjunto de documentos relacionados con flotas pesqueras y comercio agropecuario. De esta manera y siguiendo la estela de este tratado inconstitucional, la Comisión Europea ya tiene luz verde para firmar el tratado. Veremos qué nos depara el próximo año.

Ley Lleras

Abril del 2011, momento en el que el Ministro de Justicia de Colombia presenta un proyecto de ley para regular Internet y sus contenidos. Una más que añadir a la lista de propuestas que os hemos comentado este año que volvía a situar a los políticos del país a la sombra del lobby pro-copyright.

Conocida como Ley Lleras, la propuesta es una copia de HADOPI y la 3 Strikes con la que defender los derechos de autor pasando por encima de los derechos de los usuarios y ciudadanos. Básicamente la tipificación de la misma tenía dos problemas graves y dañinos:

  • Los proveedores de Internet, incluyendo operadores, plataformas y servicio, son presionados para no ser considerados responsables, solamente si no interfieren en las medidas tecnológicas de protección y gestión de derechos de obras. Lo que ocurre es que la ley no define cuales son estas medidas tecnológicas y el texto es igual de ambiguo que el resto.
  • Además, se presume culpabilidad y permite dar información privada y confidencial a titulares de derechos particulares. Nos olvidamos por tanto de la privacidad.

Pasaron los meses y gran parte de la sociedad colombiana se involucró en demandar la atrocidad del proyecto. En el mes de octubre fue el Senador Roy Barreras el que replicaba a Vargas Lleras pidiendo que la regulación fuera archivada.

Finalmente y por el momento, en el mes de noviembre llegaba una buena noticia, quizá transitoria a tenor del resto de regulaciones en el mundo entero. La Ley Lleras se tumbaba gracias a la ciudadanía colombiana. Los legisladores parecieron entender que los derechos y las libertades civiles valen más de el derecho de autor y se daba "carpetazo" por el momento en el Senado.

Ley Sinde

De ayer a hoy todo ha cambiado, tanto, que hoy en España nos hemos levantado con una sensación de engaño y hastío. La regulación de la Ley Sinde y todo el proceso conseguido por los ciudadanos durante el año entero, denunciando lo innecesario de su aprobación, acabó en oídos sordos por parte del nuevo Gobierno. Se suprimió el Canon Digital y se aprobó la regulación que promete sitiar la red en España con una medida donde los jueces serán personas elegidas a dedo para decidir qué o quién no debe estar en la red.

Han sido dos años desde que supimos de la propuesta. Una propuesta que desde sus inicios parecía de urgencia, mal redactada y sin ningún sentido más allá de procurar el escudo que pedía el lobby estadounidense y las organizaciones pro-derechos de autor.

Como dijimos ayer, faltaba el día y la hora para constatar un pacto conocido entre el gobierno saliente y el entrante. Faltaba el trámite que consistía en aprobar el real decreto con el Reglamento de la Comisión de Propiedad Intelectual, el órgano dependiente del Ministerio de Cultura que a partir de ahora podrá cerrar webs que crean con contenido ilegal en un plazo máximo de 10 días previa autorización judicial... sin que un juez entre en el fondo del asunto.

La podrán llamar como quieran, pero es la Ley Sinde por la persona que la originó y porque el PP no la ha retocado al final, se queda tal y como estaba a la salida del PSOE del gobierno. Tras su aprobación y en palabras de la propia ex-ministra:

Se trata de una buena solución que lo que busca es perseguir a las páginas, que son muchas, que se lucran, y no perseguir al usuario.

Mismo discurso que el formulado ayer por Santamaría:

Solo se va a actuar, y siempre con protección judicial, contra los que hacen negocio de esas descargas ilegales. España entra en el estándar internacional de lucha contra la piratería.

"Casualidad" o no, su aprobación llegó el mismo día que supimos de la misiva a Mariano Rajoy por parte de Estados Unidos, quienes habían enviado una carta de urgencia para que aplicara la ley y evitara la fuga de "futuras" inversiones.

Más que un resumen del año y la ley, ahora queda preguntarse cuándo y cómo comenzará a aplicarse. Es muy probable que en el mes de enero comiencen las primeras aplicaciones sobre los sitios y páginas. Los primeros cierres nos indicarán de qué forma tienen pensado aplicar esta infame regulación donde infractores y enlaces se encontrarán en el mismo saco de malhechores. Sabemos los pasos para su aplicación, faltan los detalles de este regalo de final de año que promete un 2012 incendiario.