La página de origen argentino que permite ver en streaming infinidad de películas y series de TV estuvo en el ojo de la tormenta todo 2011. Su propietario, Tomás Escobar, subió el perfil, se hizo conocido, dio la cara... y recibió unas cuantas cachetadas. Demandas, amenazas, y un caudal inédito de titulares en la prensa marcaron este año de Cuevana. Para corroborarlo, repasen el devenir de las entradas relacionadas en ALT1040.

Lo paradójico es que el sitio argentino que se hizo famoso por las controversias detrás de su servicio gratuito de visionado de películas (sin el consentimiento de sus autores y ganando dinero con esta acción) ahora también es noticia... pero por estrenar una película, en calidad HD, sin ningún conflicto de por medio. Es decir, Cuevana hace las veces de canal de difusión autorizado (y exclusivo), tras un contrato entre la productora de la cinta y el sitio.

Se trata del lanzamiento de "Stephanie", una producción argentina filmada en el 2004, con varios premios de festivales sobre sus espaldas y un elenco que no es menor. El largometraje está dirigido por Maximiliano Gerscovich, la protagonizan Antonio Birabent y Soledad Fandiño. Es una película independiente que, a pesar de haber cosechado aplausos en el exterior, no fue bien acogida por la red de distribuidores de películas en Argentina y nunca fue estrenada en salas. Así explica el director, en Escribiendo cine, cómo decidieron que Cuevana la emitiera:

"Tras recorrer infructuosamente el medio (del cine) y ser innecesariamente maltratados por distribuidores y programadores de salas (con honrosas y muy apreciadas excepciones) llegamos a la idea de estrenarla en un web site, siguiendo el modelo de difusión que desde hace un tiempo implementaron las bandas de música, tanto consagradas como indies. Contratamos a Gastón Infantino, de Hiperforma para el diseño del site, y él a su vez nos llevó a vincularnos con Tomás Escobar de Cuevana, coincidiendo muy afortunadamente en un momento en el que su sitio está en el ojo de todas las miradas y está buscando reconvertirlo para fomentar la difusión de películas independientes".

Es decir, "Stephanie" fue marginada por los medios tradicionales de difusión y, por otro lado, Cuevana quería acercarse más a un modelo de negocio tradicional. Esto dijo Escobar, recordemos, en una entrevista con ALT1040:

Cuevana nació como hobby, y nunca estuvo la intención de lucrar de las obras de terceros. Hoy en día, debido al crecimiento del mismo, queremos llegar a un acuerdo con las productoras, distribuidoras y dueños de contenido para generar un nuevo modelo de negocios que beneficie a todas las partes, incluyendo el usuario. Por eso estamos en conversaciones para armar esto. Estamos trabajando para llegar a acuerdos con la industria, no queremos en ir contra de la misma. Simplemente esto se dio así desde un principio, como una necesidad personal.

¿Podemos hablar de un relanzamiento de Cuevana con otro perfil? ¿Un Cuevana "en limpio"? No, aún está muy lejos de ello. Porque por más que se emita esta obra "autorizada", siguen en cartel los grandes tanques, "sin el concentimiento" de sus autores, que son los que en definitiva les lleva el gran caudal de internautas al site.