Hace unos días se podía encontrar en Vimeo el piloto de 17th Precinct, serie desarrollada por Ronald D. Moore, persona que merece todo mi respeto y admiración por lo que hizo con Battlestar Galactica. Moore había llegado a un acuerdo con la NBC para una nueva serie de ciencia ficción, una serie que nunca llegó a ver la luz ya que la cadena del pavo real no dio luz verde al proyecto.

En 17th Precinct no había naves espaciales ni Cylons, lo que nos ofrecía Moore era, según sus propias palabras “un Harry Potter para adultos”; era un procedimental que se desarrollaba en un mundo donde la magia lo invadía todo. La serie estaba protagonizada por parte del reparto de Battlestar Galactica: James Callis, Jamie Bamber y Tricia Helfer repitieron con Moore. También podíamos encontrarnos a Stockard Channing, Eamonn Walker y Matt Long en esta historia de magia y policías.

El piloto comienza con un asesinato, la víctima es Donald Pynchon, el profeta ejecutivo de la ciudad, el hombre que predice anualmente el futuro de Excelsior. El caso es asignado a los detectives Caolán Longstreet (Jamie Bamber) y John Bosson (James Callis), para poder comunicarse con el muerto utilizan las habilidades de Morgana Kurlansky (Tricia Helfer), una excelente nigromante que no es capaz de sacarle a la víctima ninguna información. Aquí ya vemos aspectos curiosos de este mundo mágico, por ejemplo como analiza la sangre Caolán o la manera de sacar fotografía de Bosson.

Mientras, en la comisaría, el inspector Jefe Wilder Blanks (Eamonn Walker) trae de vuelta a homicidios a la agente Mira Barkley (Stockard Channing), Blanks cree que el asesinato fue realizado por un grupo llamado “Los Estoicos” y Mira tiene cierta experiencia con ellos. La agente Barkley será la compañera de un joven policía llamado Jimmy Travers (Matt Long).

Excelsior, la ciudad donde se desarrolla la acción, es un lugar mágico donde los coches se conducen solos, donde podemos hablar con los muertos, donde existen barras de adivinación que sirven para detectar la energía mágica, donde los jueces dictan sentencias como dejar a un criminal sin brazo derecho durante un año, un lugar donde las plantas son las que producen la energía y donde lo extraño es lo habitual. En 17th Precinct había maldiciones, pociones, profecías, runas, hechizos y magia. La idea no era mala y resultaba lo bastante atractiva e interesante como para captar la atención del espectador pero la NBC decidió que no había sitio en su parrilla para la serie; en cambio, si había sitio para The Playboy Club y Grimm. Ejem. Es incomprensible que no le dieran una oportunidad a 17th Precinct porque había mucho potencial en el piloto.

La idea de un mundo mágico donde no hay sitio para la razón ni para la ciencia resulta prometedora; además, en el piloto, se sientan las bases para una trama de larga duración y presentan a un enemigo que podía dar mucho juego, los estoicos, era un grupo terrorista que buscaba instaurar una sociedad sin magia basada en la ciencia.

Los actores estaban correctos en sus papeles y sabemos que a la larga hubiesen dado lo mejor de si mismos porque todos son grandes profesionales. Los efectos especiales, en el piloto no eran muy buenos pero es que era un piloto de muestreo y estaban sin pulir, se mejorarían para la emisión en televisión. Puede que en la NBC creyesen que el coste de 17th Precinct iba a ser muy alto, que no tenía futuro, que era demasiado extravagante para la cadena... no lo sé pero viendo lo visto me parece un gran error no haber apostado por la creación de Moore.

👇 Más en Hipertextual