>… Yo ya tengo el mejor premio, el premio es el placer de descubrir las cosas, la emoción del descubrimiento, el ver a otra gente usándolo. Eso son las cosas reales. Los honores son irreales para mí, no creo en los honores, me molestan, son uniformes creados por el hombre…

Estas palabras forman parte de la monumental exposición de Richard Feynman tras ganar el premio Nobel de física en 1965. La mente lúcida y extraordinaria del científico habla de lo terriblemente vacío que supone el reconocimiento individual sobre el resto de las personas, de los «honores» y la analogía perfecta con el «uniforme» que destaca a una persona sobre el resto. Posiblemente a finales del año pasado y durante todo este 2011 hemos visto más que nunca como el mayor esfuerzo, el mayor reconocimiento, debería ser dado a las personas, al grupo y a la comunidad como el motor principal ante los grandes cambios con Internet como herramienta perfecta. La revista Time ha abierto la votación para la «Persona del año« al público con unos resultados sorprendentes. Los héroes cambian y no son una sola persona, somos todos.

Este premio ha estado relacionado siempre con la tecnología. Una distinción que seguramente Feynman hubiera visto igual de vacía o ridícula que la de los premios Nobel, entregados por un otro reducido grupo de personas y que a lo largo del tiempo han sido tremendamente controvertidos por quienes fueron seleccionados. ¿Merecía Obama un premio Nobel a la paz cuando no había hecho nada aún? Seguro que no, pero como dijimos hace unas semanas, hubiera sido aún peor que este año lo ganara Bradley Manning desde la cárcel donde permanece sin juicio por ese premio Nobel de la paz del pasado.

Si acudimos a la página de las votaciones de la revista para este año nos encontramos la verdadera opinión del pueblo. Algo esta cambiando cuando no elegimos «uniformes» sino personas. De los cuatro primeros puestos, tres son para «personas» entendidas como comunidad. Comunidades creadas a partir de las herramientas que nos brinda Internet y que con mayor o menor fortuna, han significado un cambio en la manera de expresarnos.

El «99%», el movimiento que tanto hemos escuchado desde Estados Unidos, el que dio paso a raíz de las manifestaciones vividas en otros puntos del planeta, se encuentra en primera posición.

Seguidamente y casi con la mitad de votos aparece Anonymous, el famoso movimiento colectivo en la red. Quizá más controvertido que ningún otro, Anonymous utiliza el ataque con las herramientas de las que dispone en Internet para combatir las causas que creen justas. Igualmente se trata de una herramienta colaborativa, sin pirámide jerárquica ni líderes.

Por último y en cuarto puesto se ha votado a las protestas vividas en Arabia. Movimientos que se han construido teniendo como base la creación de comunidades en la red desde las que organizarse y combatir la censura que existía en los países.

Es interesante ver como la situación actual de crisis ha cambiado la percepción que teníamos sobre la adoración al concepto de héroe como algo individual por el del conjunto. El esfuerzo de varias personas en un trabajo colaborativo, como una entidad colectiva.

Posiblemente el premio no se lo lleve ninguno de estos tres grupos elegidos por el público. Time ofrece esta ventana para sondear aquello que cree el público pero el resultado del premio lo acaban otorgando las votaciones de los editores. En el 2006 variaron el resultado por primera vez ofreciendo el galardón a cada uno de nosotros. «You» fue el ganador y de esta manera reconocían el valor del trabajo individual de cada persona.

Sea cual sea el resultado, el voto de las personas nos da una idea de las palabras de Feynman. El premio de este año ya se ha visto reflejado a través de cada uno de los movimientos, el valor de las personas por encima de los «honores» individuales.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.