¿Ustedes qué creen? ¿Sirven las publicidades agresivas como las del video de arriba? O, mejor dicho, ¿funciona tratar de "estúpido" al usuario de un producto que no es el propio?

Leí alguna vez que, en términos de Marketing Político, son habituales los avisos propagandísticos duros contra el candidato rival porque se tiene en claro que sólo hay dos audiencias:

  1. La que sigue a nuestro partido, es decir, la que milita por la misma causa (audiencia que necesita ser reforzada y envalentonada con mensajes de tipo arenga).

  2. Y la indecisa (que debe ser convencida con mensajes precisos para que se vuelque hacia nuestras preferencias).

Y nada más. Para de contar. Porque los acólitos de otros credos, ideologías o partidos, mayormente no importan; no hay manera de transformarlos.

Quizá, este aviso de Samsung Galaxy S2 apunte en ese sentido. Ataca a los denominados fans de iPhone porque -y esto es pura especulación- los cerebros de la empresa coreana deben haber supuesto -o investigado- que no hay posibilidad alguna de volcarlos hacia otro teléfono que no sea uno que no tenga una manzana mordida y plateada en la parte trasera.

Es decir, al "fan-boy a ultranza no hay con qué darle" diría mi abuela, si supiera qué es un fan-boy.

Por eso, quizá (e insisto, es una mera opinión), como es un segmento "perdido" no tienen reparos en mostrarlos como tipos frívolos, capaces de hacer más de nueve horas de cola por un producto que es supuestamente inferior, y hasta de caricaturizarlos por creerse "creativos" cuando apenas llegan a "baristas".

Y este comercial también podría operar como una arenga al público que se considera "seguidor" de Samsung y Android (aunque nunca se lo nombra, ¿recelo contra Google y su reciente matrimonio con Motorola?). Porque el aviso, que fue estrenado en Estados Unidos esta semana con éxito, tiene todas las fichas para convertirse en un viral replicado en cientos de blogs y medios especializados... ¡justo la arena de combate donde día a día se desatan verdaderas batallas diálecticas -porque todavía no hay posibilidad, a través de internet, de tomarse a golpes de puño- entre amantes de los productos de Apple y el resto del mundo! Aunque seamos justos, por suerte también existen los sensatos, aquellos que no se nublan en bi-partidismos tan rídiculos como iOS vs Android... ¡No son más que gadgets! ¡No son más que marcas! ¡Chips vs chips! ¡Cuentas caras de teléfono vs cuentas caras de teléfono!

El ataque de la compañía asiática apunta al corazón de la de Cupertino: todo aquello que durante años y años Steve Jobs se esforzó en presentar como cool, hoy Samsung -de golpe y porrazo- desea ridiculizarlo como una verdadera nerdeada. Sí, allí están todos los estereotipos que con tanta asiduidad se lee en los foros o blogs (¿o no?) en los que se trenzan estos "bandos": la "adoración", la incapacidad de notar las deficiencias puramente técnicas de los "fanboys" y hasta ciertas características muy personales relacionadas con el "ego" y los gustos frívolos de los macníacos. ¿Notaron que en el aviso hay uno que se saca una foto a sí mismo?

Samsung no dispara contra el producto (antes sí lo había hecho, burlándose de los problemas de antena del iPhone 4, por ejemplo) sino contra el usuario. Contra la mística de Apple. ¿Acaso no es algo parecido a las viejas campañas de Mac vs PC, donde el tiro por elevación golpeaba al usuario de Windows y lo dibujaba como un gordito anticuado, medio bobalicón y fundamentalmente aburrido? ¿O más atrás aún, cuando el Mac de 1984 le sonreía al "hombre del mañana" mientras que los usuarios de IBM eran algo así como entes lobotomizados por las corporaciones?

Vuelvo a consultar: ¿ustedes qué creen? ¿Sirve tratar al usuario de un producto que no sea propio como "estúpido"? ¿La agresión genera mística? ¿Bebe Apple el mismo veneno que alguna vez lanzó? ¿No es éste un final muy serio para un post tan liviano? Muchas preguntas, pocas respuestas.