Intimacy 2.0 es un nuevo diseño del estudio Roosegaarde en colaboración con Anouk Wipprecht, que explora la relación entre la intimidad y la tecnología por medio de la moda.

La transparencia del vestido cambia de acuerdo a la sensibilidad del cuerpo, por medio de sensores que registran el pulso del corazón de la gran afortunada en vestir esta joya de la moda inteligente.

Es decir, las interacciones sociales y su efecto físico son las que determinan el nivel de transparencia —literal— del material, provocándo así, una expresividad demasiado sexy.

El vestido por el momento existe en dos versiones, blanco y negro, pero además están invitando a diseñadores de alta costura a desarrollar sus propias versiones utilizando esta mezcla de piel, fibra inteligente, sensores, leds, electrónicos y cobre, para crear más modelos.

Así, ¿o más sexy?

Imágenes vía Studio Roosegaarde