No es la primera vez que aquí os hablamos de los discos SSD, los discos de estado sólido que tarde o temprano terminarán tomando el testigo de los discos duros tradicionales para convertirse en el medio de almacenamiento masivo usado en los ordenadores. De hecho este tipo de almacenamiento ya es usado en algunos ordenadores portátiles, como en los MacBook Air de Apple y con el paso de los meses cada vez serán más los equipos que los lleven instalados de fábrica.

Ahora bien, ¿pero cuando se puede producir un cambio generacional en el almacenamiento preferido por los usuarios? Ésta por el momento ha sido una pregunta que ha tenido una respuesta algo difusa, pero ya hay alguien que se ha atrevido a dar una fecha. Kingston, uno de los fabricantes más importantes del sector ha señalado que a finales de 2012 los discos de estado sólido serán los más populares, según ha afirmado Nathan Su, el director de ventas de memoria flash de la marca.

Hasta ahora, y todavía, una de las cosas que más impedimentos podía haber para dar el salto a este tipo de discos era principalmente dos factores: su elevado precio y su poca capacidad. A su favor hay un valor muy importante y es que son mucho más rápido y pueden cambiar por completo la experiencia a usar cualquier equipo, siendo capaz de dar vida a un ordenador que creías que ya estaba en las últimas. Afortunadamente durante los últimos meses el precio de estos discos ha estado bajando y su capacidad aumentando, aunque todavía queda un camino importante por recorrer para que los SSD puedan ser asequibles para el gran público.

Según esperan los analistas el precio continuará bajando gracias a la nueva tecnología de fabricación de los SSD y a las memorias NAND Flash, concretamente se espera que para finales de2012 el GB tenga un coste de 1 dólar para los usuarios, lo que para Kingston es suficiente para que se imponga a los discos duros tradicionales. ¿Pero realmente se puede conseguir un salto tan grande en apenas un año?

Yo personalmente tengo alguna dudas, a pesar de que en los dos equipos que suelo utilizar habitualmente los discos duros principales son SSD. Creo algún día llegará el momento en el que los SSD dominen el mercado, pero me parece un poco optimista la predicción de Kingston, pero ojala se cumpla. Y me parece optimista porque no todos los usuarios necesitan dar el salto al SSD, muchos preferirán tener un disco duro principal de un par de TB donde puedan guardar todos sus documentos a tener un acceso realmente rápido y ver cómo tu equipo vuela. Pero sin duda, es un cambio que se irá produciendo, sobre todo cuando los ordenadores lleven incorporados ya los SSD de fábrica.

Ahora bien, si quieren ver como su ordenador aumenta su velocidad ya en la actualidad, aunque siguen siendo un poco caros, pueden instalar SSD a sus equipos. Recientemente he instalado un disco de estado sólido de 120GB en mi ordenador portátil y es una gozada ver lo bien que se mueve todo, lo rápido que abren los programas y el rendimiento en general del equipo. Esa capacidad de disco me es más que suficiente para el sistema operativo (Windows 7) más diversos programas pesados para desarrollos así como servicios. Evidentemente la pega es que no tienes mucho espacio para más, pero hoy en día se puede complementar esta solución con un disco duro externo de 2.5 para los documentos si en tu portátil no tienes posibilidad de tener dos discos duros. Y si hablamos de un ordenador de sobremesa, los dos discos pueden convivir realmente bien. Yo lo tengo claro, a partir de ahora, equipo que compre tendrá como requisito indispensable que su disco duro principal sea un SSD.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.

Etiquetado: