gfn_projectexpressmap-final

Cuando hablamos de los cables submarinos comentamos que cada uno de estos cables contenía múltiples pares de fibras ópticas, es decir, múltiples canales de comunicación que en su conjunto, y gracias a la multiplexión de longitudes de onda (emisión de más de una señal de luz pero en longitudes de onda distintas), se podían alcanzar tasas de 1.25 Tbit/s. Los cables submarinos en particular, y los tendidos de fibra en general, son infraestructuras que se amortizan a largo plazo y, por tanto, se intentan exprimir al máximo (puesto que es complejo su despliegue y su renovación); precisamente, pensando en aumentar la capacidad de transmisión de los cables submarinos, Huawei e Hibernia Atlantic llevaban tiempo trabajando en equipos de transmisión que permitiesen transferir datos a 100 Gbps en una única longitud de onda (hasta ahora se trabajaba a 1, 10, 40 y 50 Gbps) y que han sido probados con éxito en un tendido submarino de 5.570 kilómetros de longitud.

El cable submarino unía el tramo que separaba la ciudad de Halifax en Canadá con Southport en Inglaterra, un vano de 5.570 kilómetros de fibra óptica con el que el fabricante chino de equipos de telecomunicación, Huawei, ha podido probar con éxito su transmisor a 100 Gbps que podría abrir las puertas a una intensificación del tráfico de datos a través de los cables submarinos y, sobre todo, frenar la necesidad de despliegue por saturación de estas redes.

Y aunque estas pruebas son un hito para las comunicaciones ópticas, Huawei no es la primera compañía en realizar una prueba de estas características, puesto que el mes pasado Infinera y Pacific Crossing realizaron unas pruebas similares (transmitiendo a 100 Gbps) en un trazado de 9.500 kilómetros de longitud, si bien el equipo de Huawei se ha desarrollado con fines comerciales y, posiblemente, su time-to-market sea mucho más pequeño.

Pero quizás, lo más importante, al menos desde mi punto de vista, es que estos transmisores desarrollados por Huawei podrían utilizarse usando multiplexión por longitud de onda, es decir, se podría transmitir más de una señal óptica a 100 Gbps por cada fibra (con unas señales ópticas separadas 50 GHz unas de otras), elevando la capacidad de cada fibra a los 5 Tb/s.

¿Y cómo ha sido posible este salto? Históricamente, uno de los problemas que tenían los equipos de comunicaciones ópticas es el de la obtención de una fuente de luz (normalmente un láser) que ofrezca una luz sin dispersión cromática, es decir, cuyo espectro esté muy concentrado alrededor la frecuencia principal del haz de luz. La dispersión cromática, es decir, la emisión de componentes de frecuencias espúreas tiene un efecto negativo puesto que se traducen en pérdidas de señal que hacen que la señal se debilite (además de las pérdidas del propio canal de transmisión). Las fuentes de luz coherentes son, precisamente, la solución a este problema y permiten aumentar la distancia de transmisión (disminuyendo la necesidad de amplificadores o regeneradores de señal) y, además, al no existir dispersión cromática, se pueden enviar muchos más haces de luz (más cercanos entre sí en cuanto a longitudes de onda).

El éxito de esta prueba permitirá, además de ampliar la capacidad del enlace submarino entre Halifax y Southport, ampliar las capacidades de todo el tendido de la línea (que arranca en Montreal y termina en Amsterdam pasando por Londres) para el primer trimestre de 2012 aunque Hibernia Atlantic no descarta aplicar estos equipos en otros cables bajo su gestión.

Si tenemos en cuenta los despliegues que se están realizando en el Mediterráneo y en el Atlántico (bordeando la costa de África, por ejemplo), esta nueva generación de equipos de transmisión podría alargar mucho la vida útil es de estos despliegues aumentando el retorno de inversión de los mismos, además de satisfacer la demanda de capacidad que requieren todos los dispositivos conectados a Internet que utilizamos.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.