Los cambios que se han realizado hace escasas horas en Google Reader están dando mucho que hablar. Algunos de los habituales de este servicio han visto con buenos ojos los cambios mientras que otros se han opuesto completamente e incluso ya hay campañas para salvar Google Reader.

En su mayoría las quejas que está teniendo este cambio de versión de este lector de feeds es por la desaparición de los elementos sociales más importantes que estaban presentes: los elementos compartidos. Debido a esta desaparición algunos piensan que este servicio de Google ha muerto, sin embargo pienso que no es así. Google Reader necesitaba urgentemente cambios, sobre todo en su interfaz que databa de hace años. Ahora tiene un aspecto más moderno, acorde a la interfaz que están comenzando a usar en otros servicios de la compañía (pronto se implantará en Gmail) e incluso con estos cambios ha hecho que la carga sea más rápida.

Por lo tanto, creo que en su mayoría las quejas por los cambios en la interfaz son pocos comparados con los que está habiendo por la desaparición de los elementos compartidos.

Antes de continuar una breve explicación para que no estuviera familiarizado con estos. Los elementos compartidos nos permitían compartir -- valga la redundancia-- un elemento que nos ha llegado mediante los feed a los que estamos suscritos. A partir de ahí se podía crear una conversación mediante los comentarios que cada contacto podía poner sobre el elemento que se ha compartido. En otras palabras, socialmente era una herramienta realmente buena ya que se podía generar un debate sin salir de la propia aplicación. Ahora esto ha desaparecido, y todos los usuarios que lo usaban asiduamente han cargado contra esta decisión, algo que es completamente lógico.

Sin embargo, creo que tenemos que tener una mirada mucho más global sobre lo que está intentando hacer Google. Parece que están haciendo muchos esfuerzos para que su red social, Google+ salga adelante y se afiance como un servicio usado por los usuarios, para ello han decidido prescindir de otros servicios con menos éxito o que bien duplicaban funcionalidades. Se han cargado Google Buzz, pero para esto no necesitaban muchos motivos, ya que simplemente pocos lo usaban, y también han pasado a mejor vida algunas de las funcionalidades sociales de Reader. ¿Han desparecido? No, han sido reconvertidas.

Me parece natural lo que ha hecho Google, intentar enfocar la conversación social que se pueda producir en sus servicios a uno concreto, definir mejor para que sirve cada uno de ellos. Google Reader es un lector de feeds y Google+ una red social, por lo tanto sobre el papel, no parece mal la idea de llevar los comentarios a la segunda.

Entiendo perfectamente a los usuarios que se quejan de esta decisión, pero intento ir un poco más allá y creo que puede ser algo bueno. Hasta ahora tus elementos compartidos eran leídos por los usuarios que te seguían en Google Reader (o estaban suscrito al RSS de tus elementos compartidos), sin embargo ahora, mediante Google+ además de leerlo los usuarios que te seguían --sólo te tienen que añadir mediante la exportación que ha habilitado Google-- también lo podrán hacer el resto de contactos que tengas en la red social y que no usan Google Reader. Por lo tanto, se puede generar más conversación.

Como puedes ver no me parece demasiado mal los cambios que han realizado, porque creo que son cambios que pueden llevarnos a algo mejor de lo que teníamos, tan sólo es algo que no conocemos y que tenemos que confirmar si realmente pasará. Evidentemente que nos obliguen a usar Google+ cuando no lo hacíamos no es correcto, pero si ya lo hacemos no será demasiado traumático ir allí para continuar la conversación de los elementos que se comparten.

Algunas funcionalidades han desaparecido y otras han cambiado de lugar, mi opinión es esta y evidentemente puede estar equivocada. Pero creo que Google Reader seguirá cumpliendo su función como hasta ahora, ya que al fin y al cabo, es un lector de feeds.