Vamos a hablar de "Malas ventas" y la novedad es que, esta vez, no se trata de un post sobre el TouchPad... "Malas ventas es un comic de culto que, dicen los que saben, todo buen amante de las novelas gráficas debería leer.

Empecemos con el autor. Alex Robinson nació en el Bronx, Nueva York, en 1969. Como Quentin Tarantino, que antes de barajar todos los géneros en sus películas, trabajó en un videoclub, Robinson se desempeñó en una importante librería durante siete años, hasta que dejó ese empleo para dedicarse al cómic a tiempo completo. En su cabeza se apilaban cientos de historietas y novelas antes de dibujar el primer cuadrito, y eso se nota en su manera de contar.

En 2001 ganó el premio Eisner al “Talento merecedor de amplio reconocimiento” por su novela gráfica "Malas Ventas", justamente la que nos ocupa hoy, que también le valió el premio al primer álbum en el festival de Angoulême de 2005.

¿De qué trata "Box Office Poison", tal es su nombre en inglés? Imaginen un puñado de veinteañeros en la Nueva York de los 90, y traten que no se les venga la musiquita de "Friends", y los tíos bailando en la fuente. Bueno, Jorge Duarte escribió en su blog que los personajes de esta historieta son como los de aquella sit com, pero... con cabeza.

¿Quiénes son los protagonista?, recurramos a la sinopsis que ofrece la editorial en su web, total nadie dice mejor las cosas que aquel que quiere venderlas:

Sherman desea ser escritor, pero trabaja en una librería. Su novia, Dorothy, escribe en una revista, le gusta demasiado la botella y pierde los nervios con facilidad. Su mejor amigo, Ed, quiere ser dibujante de superhéroes, pero de momento se tiene que conformar con trabajar como ayudante de Irving Flavor, una vieja gloria en decadencia. Jane y Stephen son sus caseros, le han alquilado una habitación, Stephen es historiador y Jane sobrevive dibujando cómics, por cierto, no puede ver a Dorothy (la novia de Sherman, ¿recuerdas?).

Como verán, muchos dibujantes, muchos perdedores, vicios, sexo y arte. ¡Todo indica que la novela gráfica es autobiográfica! Claro, se inscribe en ese subgénero tan en boga, de artistas que cuentan su vida con una gracia de envidiar, en relatos en los que parece que no pasa nada y sin embargo pasa la vida. Aquí tenemos que recordar otra sit com de los 90, también ubicada en New York: "Seinfeld". El humor, por momentos bobo, por momentos genial, siempre algo surrealista, recuerda a la serie que hipnotizó a gran parte del mundo durante una década.

No hay que esperar gran cosa de los dibujos, pero sí de la capacidad expresiva del autor, quien luego ha firmado dos libros más: "Estafados" (ya no figura en el catálogo de Astiberri, aunque en su momento fue editada) e "Inolvidable", las cuales ni por asomo han recibido las mismas beldades de "Malas ventas" en sus críticas.

Está traducido al castellano, en una buena edición de Astiberri, y cuesta en papel 35 euros (en España).

El libro yo lo bajé, en inglés, a través de ComiXology a un costo de $14,99 dólares, y son 608 páginas, de las cuales todavía no llevo ni la mitad. Aún así, me animo a recomendarlo porque para eso están los clásicos: para que se recomienden ellos solos.

Ideal para: lectores de novelas gráficas exigentes, pero sin prejuicios al subgénero costumbrista.

Abstenerse: los amantes de la acción frenética. Aunque bueno, ya la portada de "Box Office Poison", desalienta a la mayoría de los fans de los superhéroes.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.