Uno de los retos a los que se enfrentan, a diario, muchos cirujanos cuando intervienen a un paciente con cáncer es la detección del tejido que está afectado por la enfermedad y la limpieza de la zona para evitar que éste se extienda en tejido sano. El procedimiento es bastante invasivo y, si el cirujano se queda corto, se corre el riesgo de que el cáncer se vuelva a reproducir, sobre todo, porque, en muchas ocasiones, detectar el tejido afectado es complicado. Pensando en hacer más eficaz el procedimiento quirúrgico, un equipo de investigación del Instituto Nacional de Investigación del Cáncer de Estados Unidos ha desarrollado un espray fluorescente que podría aplicarse sobre el tejido intervenido y detectar si queda tejido afectado sin retirar, pudiendo reaccionar rápidamente.

La noticia es muy interesante y, sobre todo, esperanzadora porque elevaría la eficacia de las intervenciones y minimizaría la probabilidad de que la intervención tuviese que repetirse o el cáncer volviese a extenderse. El equipo del Doctor Hisataka Kobayashi no es el único que ha explorado esta línea de investigación, sin embargo, es el primero en obtener resultados visibles (al aplicar el espray) a los pocos minutos de su aplicación (a diferencia del resto de investigaciones que tardan algo más en aparecer los resultados).

El gel fluorescente se activa con una encima llamada y-glutamil transpeptidasa, que es abundante en las células del tumor pero no en células sanas, por tanto, en presencia de esta encima el gel se adhiere y se ilumina, indicando al cirujano zonas afectadas por el tumor que deberían ser retiradas en la intervención. ¿Y cómo es posible que el gel se ilumine? El gel funciona gracias a que esta encima está presente en la superficie de las células cancerígenas y, por tanto, la acción del gel se produce en un corto espacio de tiempo.

> Teniendo en cuenta la rapidez con la que funciona este espray, podría ser muy útil en los quirófanos. Incluso cuando, durante una operación, piensas que has extraído el tumor, te sorprendes cuánto tejido afectado queda aún sin extraer porque no se aprecia que lo esté

En principio este gel aún está bajo pruebas y ensayos de laboratorio, aunque el equipo Kobayashi está ya probándolo sobre muestras de tumores procedentes de pacientes humanos para que, tras unos años, puedan iniciarse ensayos clínicos con pacieentes reales.

Este gel podría suponer todo un avance en el tratamiento del cáncer de ovarios o el de colon, puesto que podría aplicarse sobre cavidades para que, una vez extendido, se muestre claramente el tejido que debe ser extraído durante la operación.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.