Kinect, además de ser un estupendo sistema para interactuar con la consola Xbox, es la base sobre la que se sustentan muchos proyectos de investigación relacionados con la realidad aumentada, la telepresencia o la búsqueda de nuevos interfaces de interacción entre los usuarios y los sistemas. De hecho, gracias a sus cámaras hemos podido ver cómo Microsoft Research construyó el Holodesk, un dispositivo que nos recordaba a los hologramas del estudio de Tony Stark en Iron Man. Desde Rusia también nos llega otro prototipo capaz de proyectar hologramas que pueden ser gobernados por gestos realizados delante de éstos.

DisplAir, que es como se llama el prototipo y la startup, es un sistema que no usa Kinect y combina una cámara de infrarrojos, un proyector y humo frío para proyectar imágenes 3D sobre la pantalla de humo y capturar los movimientos de las manos del usuario para manipular las imágenes y manipularlas. Con DisplAir, un usuario puede pulsar elementos de la imagen para seleccionarlos, deslizar la mano para pasar imágenes o emular un sistema "multitáctil" si el usuario utiliza las dos manos para agrandar o empequeñecer un objeto.

Aunque sea un prototipo algo rudimentario, el sistema no responde mal del todo aunque se nota cierto retardo entre el movimiento de la mano y el del objeto, quizás unas décimas de segundo, pero en general el sistema parece una mezcla entre vintage e idea de garaje bastante interesante y que podría tener cierto recorrido comercial en demostraciones comerciales o, incluso, en el ámbito de la publicidad.

De todas formas, el sistema tiene sus limitaciones porque, por ahora, es capaz de capturar unos 1.500 puntos de contacto con una precisión de un centímetro, dependiendo de la pantalla de proyección (que puede abarcar desde las 40 a las 140 pulgadas). De hecho, pensando en sus aplicaciones comerciales, DisplAir estima que el dispositivo holográfico podría producirse en serie con precios que oscilarían entre los 4.000 y los 30.000 dólares, dependiendo de las prestaciones del dispositivo.

Por 4.000 dólares, es decir, unos 2.900 euros, podríamos tener nuestro propio sistema holográfico e imitar a los protagonistas de Minority Report o al propio Tony Stark de Iron Man.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.