Wayra se encuentra recibiendo proyectos de los emprendedores venezolanos hasta el día domingo 30 de octubre. Wayra es un acelerador de ideas que busca proyectos interesantes relacionados en el campo tecnológico, móvil e Internet, para apoyar con recursos financieros, técnicos e infraestructura. Para participar debes tener dos cosas: una idea y un espíritu de emprendimiento. Y si eres venezolano, esta semana se cumple el ciclo de recepción, para participar debes llenar un simple formulario.

Emprender en Venezuela es realmente difícil, mientras más joven comiences, más prejuicios tendrás que superar y romper. Me pasó a mi a los 23 años. Toque las puertas de varias organizaciones que se encargaban de "prestar apoyo a nuevas empresas y negocios", pero lo que en realidad hacían era "prestar frustración y lobotomizar sueños a jóvenes emprendedores". En su momento, alguno de los directores de estos institutos, públicos o privados, me aseguraron que Internet sería algo pasajero, que no era nada bueno crear un negocio basado en esta herramienta, que era algo de ingenuos e ilusos. Eso fue en 1996. Lo triste es encontrar resistencia aún hoy en día. Ese NO repetido al infinito, mil veces, como rompe ilusiones, degrada la economía y fomenta el éxodo de talento. Por eso me gusta tanto la idea de Wayra, porque sufrí en carne propia las dificultades para comenzar, porque para ser emprendedor en Latinoamérica hay que luchar contra mil monstruos.

Para crecer y progresar como naciones y región hay que crear más opciones como esta. Hay que creer en los jóvenes, en sus ideas y en sus capacidades para generar cambios. Hay que escuchar ese sueño interno, esa opción de un mundo mejor, esa capacidad para crear puestos de trabajo mientras mejoramos nuestro entorno. Muchas de las nuevas empresas de Internet llevan esta filosofía en su ADN. Pero sin un ecosistema, sin un primer intento, los sueños se convierten en frustraciones, las personas desisten, y terminan trabajando en un taxi sin aire acondicionado en Maracaibo, tratando de emigrar a Miami o dando clases de Programación I.

Y ya basta, hay que cambiar las cosas. Si viene Wayra a tu país, envía tu proyecto y ponte a crear un mejor futuro para todos. Es hora de participar. Es una gran oportunidad de comenzar, sea que acepten tu proyecto o no. Es un buen inicio, me hubiera encantado tener una oportunidad así cuando comencé. Tú la tienes.