GM vehiculo autonomo

El jueves pasado mi compañero David Rubia nos habló de los vehículos autónomos, su funcionamiento y su futuro, una línea de investigación que aún necesita un largo recorrido para que lleguemos a ver un coche sin conductor circulando por la calle pero que, además, según la propia industria del automóvil podría traer beneficios además de la seguridad, como, por ejemplo, una mayor eficiencia energética. Según Nady Boules, director del laboratorio de General Motors para la integración de sistemas electrónicos y de control, además de contribuir sensiblemente a mejorar la seguridad de los ocupantes de un vehículo, los vehículos autónomos podrían reducir el consumo de gasolina considerablemente.

Quizás a finales de esta década, según Bolues, podrían comenzar a venderse vehículos que integren sistemas que, aunque sigan manteniendo el control del volante y el acelerador en el conductor, serán mucho más ligeros y, además, podrían incluir sistemas de aceleración automática para ahorrar combustible (una evolución natural de los sistemas actuales que indican cuándo se debe subir o bajar una marcha). Pero, realmente, el mayor de los ahorros para General Motors llegará con los coches 100% autónomos.

Muchas veces tardamos una eternidad en encontrar aparcamiento y pasamos un buen rato rodeando una manzana o dando vueltas por la zona, algo que podría evitarse con un vehículo que tuviese programada una rutina de búsqueda de manera que, una vez se baje el conductor, el vehículo de manera autónoma se dirija a un aparcamiento (que tenga programado). En el momento en el que el conductor termine su reunión, simplemente, tendría que llamar con su smartphone al coche para que le recogiese. Y aunque pueda parecer que está sacado del funcionamiento de KITT de la serie Knight Rider, según General Motors ese es el futuro al que tenderá la industria del automóvil.

GM vehiculo autonomo 2

La compañía ha estado realizando pruebas con un concept car, es decir, un vehículo de demostración, con el que han llegado a medir un ahorro de combustible que oscila entre el 10% y el 15% gracias a la información que podrían intercambiar los vehículos entre sí, por ejemplo, reduciendo el espacio entre camiones para minimizar la resistencia al viento o la coordinación entre coches para evitar que alguien acelere más de la cuenta cuando el semáforo se va a poner en rojo

De hecho, llegado el momento, según Noules, si se demostrase la tesis de la seguridad de los vehículos autónomos, en un futuro se podrían rediseñar por completo los vehículos:

Se podría eliminar el peso dedicado a la protección ante accidentes, utilizando materiales mucho más ligeros que el armazón metálico

¿Podremos ver vehículos autónomos en el futuro? Según este responsable de General Motors, seguramente antes de la siguiente década si bien cree que es necesario un nuevo marco regulatorio antes que este tipo de vehículos puedan venderse.

Imágenes: Technology Review