Una de las categorías que siempre han triunfado más en el terreno de aplicaciones móviles son aquellas destinadas a administrar mejor nuestra economía, por sus características, los smartphones y demás tipos de dispositivos móviles se prestan a ser excelentes herramientas para gestionar nuestros gastos e ingresos, ya que gran parte del día los llevamos encima con nosotros de la misma manera que llevamos un reloj.

Sin embargo, donde hay abundancia siempre cuesta encontrar la calidad y yo, después de pasar en iOS por aplicaciones como la excelente pero demasiado completa Cash Trails, por la exquisitamente diseñada MoneyBook o por la interesante Saver, ayer descubrí un nuevo concepto de este tipo de aplicaciones que si bien no sustituye a ninguna de las anteriores, pero que tiene un planteamiento muy interesante: [**Lemon**](http://lemon.com).

Lemon parte de la teoría (la teoría) de que casi todos, por no decir todos nuestros gastos suelen llevar asociado un ticket de compra. Este ticket, para ser sinceros, siempre acaba ignorado en cualquier papelera, haciendo bulto en la cartera o en cualquier otro lugar menos interesante. Con Lemon, lo que hacemos es tomar una fotografía a ese ticket y almacenarlo en los servidores de la aplicación, a la cual puede accederse también vía Web donde son escaneados y añadidos a una pequeña base de datos que podemos consultar para obtener un detalle pormenorizado de todo nuestros gastos.

Lo bueno de esto es que todo este proceso se realiza de manera automática, es decir, simplemente echamos la foto a al ticket o factura (la aplicación muestra una vista de cámara con unas interfaz especial para ello) y nos despreocupamos, Lemon por su cuenta se encargará de escanear el precio y el comercio del que procede, es muy interesante.

Sin embargo, lo malo, es que hasta donde yo he podido comprobar, el escaneo y análisis de esa factura, no se realiza en la propia aplicación sino que la imagen se sube al servidor y allí es escaneada. Esto tiene dos inconvenientes serios, el primero que Lemon procesa el archivo de imagen de la fotografía tal cual, sin comprimir, con lo que el tiempo de carga hasta que se sube a sus servidores puede ser moderadamente alto, y el segundo que como el análisis se realiza en ese servidor externo, no en la propia app del teléfono, es realmente lento desde que subes la imagen hasta que la procesa y añade la transacción para que podamos consultarla.

Lemon es un servicio que acaba de lanzarse y eso es algo que se deja notar por todo el servicio, las aplicaciones van un poco a pedales, el funcionamiento de la página es lento y deja en ocasiones bastante que desear, como comentaba el procesado de las imágenes es muy lento y espero que lo que puede disfrutarse ahora esté lejos de ser un producto acabado. Sin embargo, con rendimiento óptimo o no, la idea detrás de Lemon es fantástica, tienen aplicaciones para iOS, Android, BlackBerry y Windows Phone, con sólo tomar una foto con cualquiera de estas apps cada vez que pagamos en algún local y nos dan un ticket ya tenemos buena parte de nuestras transacciones cubiertas, aunque es importante notar que evidentemente no todas, siempre hay gastos que no se ven reflejados en ninguna factura o ticket.

Llevo probando Lemon un par de días y aunque como decía el rendimiento deja mucho que desear y tiene fallos de momento imperdonables como mezclar dólares y Euros en general estoy bastante satisfecho. La peor parte del resto de aplicaciones para gestionar la economía siempre era el cómo introducías esos gastos y de qué manera, Lemon se salta todo ese proceso y lo hace por ti.

Además de su función principal, Lemon tambíen tiene algún añadido interesante, como la creación de una dirección de email gratuita que podemos ofrecer cuando nos la piden en diversos establecimientos al hacer una compra (es un procedimiento habitual en las Apple Stores, por ejemplo). También permite que todos los tickets que vamos almacenando se queden respaldados en la nube y no tengamos que volver preocuparnos por ellos. Hacer una foto de nuestras facturas no es su función última sino que evidentemente junta todos los precios y nos permite crear diversas infografías con ello para averiguar cómo distribuimos nuestros gastos. Tiene tres tipos de cuentas de usuarios a distintos precios, aunque con la gratuita yo encuentro que es más que suficiente para cualquier usuario medio.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.