Ayer tuvo lugar la ansiada keynote de Apple en la que la compañía presentó, entre otras cosas como nuevos modelos de iPods y alguna funcionalidad extra, el nuevo modelo del popular iPhone. Muchos esperaban (y esperábamos) un nuevo teléfono completamente renovado, o incluso dos, uno más barato que serviría como entrada para competir contra terminales más baratos sobre todo en Android y uno más avanzado y caro que vendría a ser el nuevo state of the art de la manzanita mordida. Pero no, con Tim Cook como nuevo CEO de la compañía y tomando los mandos por primera vez de una keynote, Apple se quedó ayer en un simple iPhone 4S, una mera actualización de lo que ya teníamos, similar al movimiento que ya realizó con el 3G y el 3GS, ni iPhone 5, ni One More Thing ni nada de nada. Así que entonces ¿Hablamos de decepción? ¿Se está Apple dormiendo en los laureles? ¿Ha dado un paso en falso sobre el que caerán los Androids como hienas? En mi opinión no, y vamos a ver por qué.

Para establecer una comparativa entre el nuevo modelo y el iPhone 4 evidentemente hay que darle un repaso a todas las novedades incorporadas. Para empezar en el apartado de hardware encontramos el nuevo procesador A5, procesador de doble núcleo que ya montaba el iPad 2 y del que se tienen de sobra conocidas su características y su eficacia, aunque no es oficial parece que también se ha duplicado la RAM, se ha mejorado así mismo la duración de la batería y se le ha incorporado una flamante cámara de 8 Megapíxeles con una lente extra que dota a las imágenes de mayor definición y mayor apertura (f 2.3) para mejorar la toma de fotografías en condiciones de baja luminosidad. En el apartado de vídeo el nuevo iPhone es capaz ahora de grabar en HD a 1080p

Por lo demás, el nuevo iPhone muestra un rediseño de la antena metálica del borde, para evitar el archiconocido y sobredimensionado caso del antennagate, rediseño que no es completamente nuevo pues ya lo habíamos podido ver en el iPhone 4 CDMA de Verizon. El iPhone es ahora un teléfono universal, que funciona tanto en redes GSM como CDMA sin ningún problema y puede ser usado por casi cualquier operadora en multitud de países. El iPhone 4S es, en general, un teléfono más rápido con una cámara sorprendente, quizá sea una versión simplista, pero para no seguir aburriendo con características mejor dejémoslo aquí.

Aquí lo que está pasando es que parece, después de que Apple se haya esforzado implacablamente durante ya casi cinco años, que sigue contando muchísimo más el hardware y las innovaciones técnicas en un teléfono que lo que en realidad podemos hacer con ese dispositivo desde el momento en el que lo tenemos en las manos. Hace tiempo que deberíamos habernos dado cuenta que los verdaderos avances en un smarpthone vienen por la vía del software, por la vía de la usabilidad y de incorporación de nuevas características. Aquí lo que está pasando es, en el fondo que tenemos delante un iPhone 5 con otro nombre, un iPhone se pone la capa roja de caperucita conforma de S detrás del 4 y nos parece decirnos 'eh, miradme, no he cambiado', un iPhone en el que hace ya tiempo que deberíamos habernos dado cuenta que el nombre no importa. En absoluto.

Un teléfono nuevo

La verdadera revolución del iPhone 4S viene por dos lados, uno se llama iOS 5, el otro se llama Siri. iOS 5 es, hoy por hoy, en términos de usabilidad, estabilidad, cohesión de plataforma, funciones, capacidades y posibilidades el mejor sistema operativo móvil del mundo (ya oigo afilarse los cuchillos). Siri es una revolución de la que me parece que todavía no somos conscientes, es un paso adelante tan grande como en su día lo fueron las pantallas multitáctiles, es prescindir de la acción directa de la mano, que hasta ahora había sido un requisito prácticamente imprescindible para interaccionar con una máquina, para entrar en el terreno de la voz, de lo humano. En el fondo es muy Apple, llega, te planta el puñetero futuro en las narices y tú no te das cuenta hasta 3 meses más tarde. Un momento ¿Cómo que no ha ocurrido antes? ¿Alguien ha dicho iPad?

Las interfaces multitáctiles era una completa bazofia antes del iPhone, los controles por voz actuales de aquí a un año no me cabe la menor duda que también nos lo parecerán. Así que, después de todo, parece que lo que menos acaba importando del nuevo iPhone 4S es el nombre o incluso las actualizaciones de hardware que Apple le haya podido meter. Yo me quedaba más que satisfecho si la cámara, el procesador y la batería se hubiesen mantenido iguales con tal de poder aprovechar todas las funcionalidades de iOS 5. De nuevo, no es lo que tu teléfono es técnica y teóricamente posible capaz de hacer, es sobre lo que tú eres capaz de hacer, y como lo haces.

Las novedades sobre la mesa

Así que para terminar démosle un repaso en condiciones al iPhone 4S frente al iPhone 4, no el iPhone 4 de ahora mismo, sino el de hace un año, con el cual supuestamente lo debemos comparar. Es dual core, hasta 7 veces más rápido en procesamiento gráfico que su antecesor, con una cámara notoriamente superior, tiene Twitter integrado por todo el sistema, un cliente de mail mejorado con algunas funciones incluidas que eran básicas y necesarias, incorpora gracias al nuevo procesador la posibilidad de detectar hasta 10 caras en un retrato para tomar mejor la fotografía, es un teléfono que funciona bajo CDMA y GSM de manera universal, el doble de rápido descargando datos, que no necesita un ordenador para funcionar, que no necesita cables para sincronizarse, un sistema de notificaciones completamente rediseñado, mejoras en los tonos de notificación, nuevas aplicaciones nativas como Reminders y Quiosco, retoque de las fotografías desde el mismo teléfono... todo esto hace un año simplente no existía.

¿De verdad? ¿De verdad hace falta que siga? No sé qué más hace falta para demostrar que, en el fondo, los números y las letras que vayan después del teléfono son superfluas, no importan, da igual 4 que 4S que 5 que 3,14. Lo que puedes hacer con un iPhone 4S es lo que importa, y caramba que si puedes.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.