Olvídense de la guerra entre Apple y Google o iOS y Android, porque realmente el negocio lo tiene el tercero en silencio. Sí, Microsoft ha conseguido un acuerdo con la compañía Compal, fabricante de hardware, con lo que se asegura que el 50% de los dispositivos con Android le reporten beneficios. La razón, el cobro de tarifas por la licencia de patentes. Además el negocio incluye dispositivos con Chrome OS.

Y es que el acuerdo por el que ha llegado este fin de semana deja a Google atada de manos y sin poder hacer nada según las leyes de propiedad intelectual que rigen en Estados Unidos. ¿Y cómo funciona? Muy fácil, el acuerdo significa que cada vez que una persona compra un teléfono con Android, los proveedores aprovechan para poner su nombre en algún lugar del dispositivo, bien sea su nombre (el del proveedor) o el de alguno de los fabricantes de hardware como puede ser Compal.

Con la compra de Compal, Microsoft se llevaría una comisión por cada venta. El acuerdo incluye tablets, smartphones o libros electrónicos en dispositivos con Android o Chrome OS.

¿Y quienes son las compañías para las que trabaja Compal? Principalmente tres, HP, Toshiba y Dell. Si a esto le sumamos que se trata del décimo acuerdo que ha conseguido Microsoft de este tipo asegurándose parte de las ganancias de otras ODM (Original Design Manufactoring), el resultado es que compañías como HP, Toshiba, Dell, Samsung o HTC están obligadas a pagarle a Microsoft por cada dispositivo vendido, la mayoría de Android.

Así lo explicaban los abogados de Microsoft en una entrada en su blog:

El anuncio de hoy significa que en la contabilidad de las empresas, más de la mitas de todos los dispositivos Android han entrado en acuerdos de licencias de patentes con Microsoft, lo que significa que el 55% de los dispositivos con el SO de los ingresos mundiales están sujetos a los acuerdos con Microsoft y los fabricantes de diseño originales como Compal.

Durante la última década hemos gastado unos 4,5 mil millones de dólares para las licencias de las patentes de otras compañías. Esto nos han dado la oportunidad de aprovechar las innovaciones de los demás de una manera responsable que respete sus derechos de propiedad intelectual. Igualmente importante, hemos respaldado a nuestros clientes y socios de los acuerdos que contienen un sinnúmero de las disposiciones más sólidas de patentes de indemnización en nuestra industria. Esto asegura que si nuestro software infringe las patentes de otra persona, vamos a abordar el problema en lugar de dejarlos tirados.

Vamos, que además aseguran que detrás de las licencias están bien protegidos ante posibles acusaciones legales, ya sea de Google u otra compañía. Aunque suene extraño, es propable que Microsoft haya conseguido tras este acuerdo que Android le reporte más beneficios que su propio sistema operativo móvil Windows Phone.