Lo que vemos en el vídeo nos puede resultar familiar. Muchas de las grandes obras de la ciencia ficción han llevado a la gran pantalla prototipos similares o parecidos de exoesqueletos. Desde la teniente Ripley en Alien, pasando por Matrix o más recientemente en la película Real Steel. Robots que superaban en mucho la fuerza del hombre y que eran utilizados en su mayoría para el transporte de cargas. Pues bien, la compañía Raytheon-Sarcos ha presentado la mayor evolución hasta la fecha de estos prototipos, una construcción que se espera que en el futuro suplante al hombre para aquellos trabajos que requieren una gran carga y que resulten peligrosos o de riesgo.

Para ello han modificados las populares máquinas Ditch Waitch añadiéndoles el exoesqueleto en su parte superior. Unos brazos capaces de levantar construcciones que requieren una gran fuerza con una gran destreza. El resultado que vemos en el vídeo podría cambiar la forma en la que el hombre se enfrenta a muchos trabajos en entornos peligrosos. Así lo explicaba Fraser Smith, vicepresidente de operaciones de la compañía:

Cada forma en la que te mueves, tu muñeca, el codo, el hombro... el robot lo puede hacer de la misma forma. El robot es capaz de traducir los movimientos en lo que denominamos "reflejo de fuerza". En sus manos, esta máquina tiene una increíble fuerza y agilidad variable en función del trabajo que se necesita.

Situaciones como las de Fukushima o Chernovil podrían ser el futuro de estos prototipos también. No debería existir riesgo en el futuro para las vidas humanas ni para que ocurran riesgos en la limpieza de estos desastres. Los mismo controles de estas máquinas podrían situarse a enormes distancias de su espacio de trabajo pudiendo trabajar en un radio de seguridad con la inclusión de cámaras y micrófonos incorporados.

Y es que la compañía lleva varios años desarrollando prototipos de robots para el futuro. En el año 2007 desarrollaron el primer Exoesqueleto. Un prototipo capaz de reflejar los movimientos de un humano (que a su vez se encontraba en el interior de la máquina). En ese momento se hablaba de soldados del futuro, prototipos que podrían ser lanzados como máquinas de guerra en situaciones bélicas.

Parece por tanto que ahora han decidido darle un vuelco a las características de los robots. Quizá lo mejor de la máquina construida es que no viene a sustituir al hombre, ya que cada robot depende del manejo individual de un humano. En cambio podría sustituir la fuerza humana en actividades de fuerza o peligrosas con lo que las jornadas de trabajo no serían tan "agotadoras".

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.