¿Es posible reducir el ciclo de actualización de Firefox a una versión estable cada cinco semanas? Al interior de Mozilla se debate esta posibilidad. Hace unos meses, para mantenerse en la competencia tras el éxito de Google Chrome, se estipuló un ciclo de seis semanas para liberar una actualización. Desde inicios de 2011 se planteó un escenario ambicioso, con el lanzamiento de las versiones 4, 5, 6 y 7 durante este año. Poco tiempo después, anunciaron que sacarían sus actualizaciones en un intervalo de seis semanas. Hasta ahora, van con muy buen ritmo, pues la sexta versión fue presentada el 16 de agosto, mientras que la séptima está señalada en el calendario para el 27 de septiembre --aunque ya es posible bajar el beta--.

De este modo, a Mozilla le queda tiempo para presentar las versiones 8 y 9 antes de que termine este año. Sin embargo, a un sector de la comunidad le parece que se puede acortar aún más el proceso, reduciendo el ciclo a cinco semanas. Normalmente, el desarrollo tarda un promedio de 18 semanas en pasar por los canales de prueba antes de ser presentado al público. Al reducir este lapso de entrega, el desarrollo promediaría 15 semanas, lo que representaría una prueba dura para mantener el ritmo.

Christian Legnitto, encargado del lanzamiento de nuevas versiones, considera que en un futuro se podría reducir este ciclo, pero no es algo que ocurra muy pronto. Una de las justificaciones es que la mayoría de las actualizaciones se dan para corregir errores de seguridad, una situación que podría ser solucionada mediante algunos parches. Empero, recordemos que Firefox se ha negado con anterioridad a implementar las "actualizaciones silenciosas", por lo que prefieren esperar a la nueva versión para corregir por completo los fallos.

Y yo me pregunto: ¿es realmente necesario este ritmo tan acelerado? Es innegable que un software actualizado trae muchísimas mejoras en el desempeño, pero no recuerdo otra paquetería que haya dado un salto de versión del 3.6 al 7 (o al 9, si se cumple el pronóstico) en un año. Por lo pronto, Mozilla ha negado que se implemente este sistema de cinco semanas; sobre todo, si consideramos que ha sido criticado tras el esquema de seis semanas. Algunas empresas se han quejado de que el desarrollo del navegador es más descuidado debido a la prisa, así como la preocupación por la reducción en el tiempo de prueba. Decisión sensata la de mantener el ciclo en seis. No sé ustedes, pero prefiero algo estable aunque tarde un poco más, que una entrega veloz pero con deficiencias.