El time-lapse con el que abrimos nos muestra, como si de un paseo por la galaxia se tratara, una "vuelta al mundo" en un minuto. Comenzando por el Océano Pacífico y acabando en el Amazonas, esto debe ser lo más parecido a lo que se siente volando alrededor del planeta. Ocurrió hace unos días y se pudo filmar desde la Estación Espacial Internacional. La NASA mostró junto al vídeo una serie de imágenes espectaculares aunque no se trata ni mucho menos de un hecho aislado. Convivir en la ISS bajo la inmensidad del espacio ha regalado momentos como el del vídeo que presentamos en muchas ocasiones, incluso más espectaculares como el de la siguiente pieza.

Imposible describir con palabras la belleza de estas imágenes con la puesta de una aurora boreal sobre el planeta. Ocurrió también hace unos pocos días y se pudo filmar desde la ISS. Aunque la mayor parte condensada bajo Australia y el Océano Índico, la magnitud del acontecimiento nos da una idea de la suerte que corren quienes "visitan" la ISS. La trazada de las capturas mostradas de la NASA pasa también por China, Japón o Mongolia surcando el Océano Pacífico.

Las imágenes desde el espacio quizá le dan otra dimensión al propio fenómeno de la aurora boreal. Formada cuando una eyección de masa solar choca con los polos norte y sur de la magnetósfera terrestre, la perspectiva de luz difusa que vemos en el planeta cuando ocurre, cambia el escenario produciendo "otra foto" desde el espacio, casi como si fuera un faro que se proyecta desde el espacio iluminando la Tierra.

Volviendo la vista atrás, en el 2008 fue el astronauta Don Pettit el que mostró el siguiente vídeo acompañado de una pieza visual que lo hace quizá más onírico. El hombre capturó la esencia de la aurora desde la ISS, otra maravilla de la que hoy podemos disfrutar.

Un año después, en el 2009, Pettit nos volvía a ilustrar con otra pieza única. En este caso se trataba de un time-lapse a través de las fotografías tomadas desde la estación:

Creo que cualquiera de estos vídeos escenifica a la perfección el privilegio que tienen unas pocas personas en el mundo de capturar al planeta azul desde el exterior y los fenómenos que se producen sobre el mismo. Piezas para la posteridad que siempre vamos a poder retener gracias a ellos.

Foto: NASA