Legisladores pertenecientes al partido de Silvio Berlusconi, presidente de Italia y magnate de la industria del entretenimiento y las telecomunicaciones, presentaron en julio la iniciativa Ley Centemero, misma que ya ha sido asignanda a una comisión legislativa para su revisión final.

Como todas las leyes que pretenden proteger los derechos de autor en Internet, el nuevo proyecto de ley italiano propone la desconexión, evitar los procesos judiciales, las apelaciones, fincar responsabilidades de terceros a ISPs y claro, violar la privacidad y la libertad de expresión.

Paolo Brini de AIR VPN publicó una pequeña explicación de las implicaciones de esta gran idea:

  1. A los ciudadanos -fuera de cualquier procedimiento judicial y sin el derecho de apelar a las autoridades judiciales — se les podría prohibir acceder a Internet si cualquier persona (un titular de derechos o cualquier otro ciudadano) notifica a un proveedor de servicios con una alegación de infracción a derechos de autor, marcas registradas o patentes. (Desconexiones “one strike”)

  2. Los proveedores de servicios de Internet deben cumplir con la inclusión de ciudadanos en una lista negra de sospechosos de infracción a derechos de autor, patentes o marcas registradas, que prevengan a los mismos de accesar el Internet.

  3. Los proveedores de Internet deben de utilizar filtros contra servicios que infringen derechos de autor, marcas registradas o patentes.

  4. Los proveedores de servicios de Internet no deben de promover o publicitar servicios que aunque no infringen directamente derechos de autor, marcas registradas o patentes, puedan provocar que los ciudadanos piensen que existen este tipo de servicios.

  5. El proveedor de servicios de conexión o hosting que no utilice filtros efectivos tendrá responsabilidad civil.

La responsable de esta locura es la diputada Elena Centemero, integrante de la Comisión de Cultura y Ciencia, lo cual tiene mucho sentido en un mundo donde está de moda un patético ejercicio de la función ¿pública? que entiende a la Cultura como simple “contenido”.

Brini hace notar que esta ley esta casualmente muy en línea con las versiones iniciales de ACTA, en donde se proponían “3 strikes” y la atribución de responsabilidades de este tipo a los ISPs (por favor recuerden que el texto final, aunque deplorable, no incluye strikes).

El proyecto Centemero además de violar el debido proceso, destrozar el derecho de libertad de expresión y pisotear la resolución de Naciones Unidas de considerar el acceso al Internet como derecho humano, es incompatible con la Declaración Universal de los Derechos Humanos y algunas directivas de la Unión Europea como la de Comercio Electrónico o el artículo primero del Telecoms Package. Ahí nada más.

No es nuevo que los proyectos de ley de propiedad intelectual sean completamente inconstitucionales, lo curioso es que sus impulsores sigan creyendo que le pueden ver la cara a la gente.

Una piedrita más al saco, por supuesto, cortesía del opresivo y anti-democrático régimen de propiedad intelectual.

Imagen L'esagono

👇 Más en Hipertextual