La cadena CBS acaba de estrenar Unforgettable, serie procedimental protagonizada por Poppy Montgomery. El piloto no es nada del otro mundo y no creo que valga la pena recomendarla porque para procedimentales existen series mucho mejores como The Mentalist, Castle o Hawaii Five-0. Sin embargo, un detalle me llamó la atención, el personaje de Carrie (Montgomery) padece hipermnesia, lo que le ayuda a realizar su trabajo en el departamento de policía.

La hipermnesia otorga, a aquellos que padecen este síndrome, la capacidad de recordarlo todo. Son incapaces de olvidar. El término proviene del griego: hiper es exceso y mnesia es recuerdo. Así que sería un exceso de recuerdo. Nunca mejor dicho.

A.J es una mujer que padece este síndrome. A partir de los doce años empezó a recordar todos los detalles de su existencia. Brad Williams también padece hipermnesia, a este locutor de radio se le conoce con el sobrenombre de The Human Google. Su prodigiosa capacidad de recordarlo absolutamente todo resulta sobrecogedora. ¿Os lo imagináis? Recordar como fue vuestro primer día de colegio o vuestro décimo cumpleaños, que tiempo hacía hace 20 años, como ibas vestido entonces, qué comiste el 7 de agosto de 1997, cuantas veces fuiste al baño el 3 de noviembre del 2003, quien te insultó en el patio del recreo... poder recordar todo lo bueno y todo lo malo. ¿No sería un tormento no poder borrar todos los malos momentos?

Brad Williams ha convivido con su condición desde la infancia. Williams descubrió que su capacidad de recordarlo todo tenía un nombre cuando leyó en una revista la historia de A.J. Los científicos del Centro de Neurobiología del Aprendizaje y la Memoria de la Universidad Irvine (California) se dedican a estudiar su asombroso cerebro. Si tenéis curiosidad por conocer a Brad su hermano, Eric Williams, ha realizado un documental que lleva por título Unforgettable en el que podemos conocer a este prodigio.

Dos científicos de la universidad de Irvine, James McGaugh y Larry Cahill, publicaron durante el 2008 un estudio sobre este síndrome. Para desarrollarlo se valieron de dos personas de los Estados Unidos que padecían hipermnesia. El trabajo intenta comprender sus cerebros porque podrían ayudar a poner freno a enfermedades como el Alzheimer.

El hecho de poder recordarlo todo no les convierte en personas más inteligentes. A veces, tal cantidad de información en la cabeza puede resultar abrumadora, por lo cual, suelen tener serios problemas. No son capaces de filtrar ni de seleccionar. Si le preguntamos a un hipermnésico por un libro recordará todos aquellos que hayan pasado por sus manos pero será incapaz de elegir uno.

En el 2010, Marilu Henner, escritora y actriz, hizo pública su condición en un documental de la cadena CBS. Curioso, porque es la misma cadena que emite actualmente una serie con un personaje protagonista que sufre de hipermnesia.

En Rusia se dio un caso muy llamativo, el del periodista Solomon Shereshevsky, quien para ganarse la vida daba espectáculos como memorista en diversos locales de la capital rusa. Su caso fue ampliamente documentado gracias a Alexander Romanovich Luria, un neuropsicólogo que le estudió durante treinta años. Solomon tenía dificultades en su vida cotidana, la cantidad de información era tan grande que tenía que centrarse para poder hacer cosas simples. Además de hipermnesia, Solomon también padecía de sinestesia, un síndrome por el cual los sentidos de una persona se entremezclan. Solomon era capaz de sentir el sabor de las palabras y a los números les asociaba texturas y colores.

Se han dado casos de hipermnesia temporal pero estos lapsus de memoria total están ligados casi siempre a algún tipo de trauma. Reviven el suceso con todo lujo de detalles hasta que, pasado un determinado período de tiempo, comienzan, de manera natural, a olvidar.

No puedo concebir cómo sería no poder olvidar nada. El cerebro humano necesita dejar cosas atrás para poder seguir adelante. Necesitamos esa capacidad para continuar con nuestras vidas, para curar las heridas, para superar los traumas. Un don maldito, eso me parece la hipermnesia.