Mucho se ha hablado sobre la posición de Apple respecto a Flash y su soporte en las plataformas de iOS, el principal argumento usado por la empresa de la manzana es que esta tecnología de Adobe está plagada de errores y además se ha demostrado que es un devorador de batería, motivos por los cuales decidieron que no tuviera soporte en su sistema operativo móvil. Pues bien, como ya sabréis de sobra estos días se ha presentado Windows 8 y en Microsoft han tomado la misma decisión, en las versiones para tableta del sistema operativo no se ofrecerá soporte de Flash.

Las explicaciones de por qué han decidido esto las tenemos en su blog, donde muestran un gran apoyo a HTML5 en lugar de otros formatos como Flash.

La ejecución del estilo Metro en IE libre de plug-ins mejora la vida de la batería así como la seguridad, fiabilidad y privacidad para los consumidores. Los plug-ins han sido importantes desde el comienzo en la historia de la web. Sin embargo, la web ha recorrido un largo camino desde entonces, con HTML5. Proporcionar compatibilidad con la tecnología de plug-in dificultaría, en lugar de mejorar, la experiencia de navegación del consumidor en la interfaz Metro.

Los motivos que exponen son claros aunque con unas palabras menos duras que las expresadas por Steve Jobs en la carta que escribió hace un tiempo. Microsoft quiere defender la experiencia de usuario y la seguridad de estos, e indican también el problema que supone Flash para las baterías, por todo ello Internet Explorer 10 no tendrá soporte.

Probablemente y a diferencia de lo que sucede en el ecosistema de Apple en Windows 8, si no cambian las cosas, es probable que el resto de navegadores que estén disponibles para este lo puedan instalar, siendo una opción del usuario hacerlo o no. Aunque cabe esperar que desde Microsoft recomienden, tanto a desarrolladores de otros navegadores como a los propios usuarios no instalar los plugins que puedan ser perjudiciales para el equipo.

Desde mi punto de vista Flash es una tecnología que va de mal en peor, parece que la propia Adobe no sabe qué hacer con esta para mejorar la situación y su evolución ha sido en términos de rendimiento, bastante pobre. El principal problema de Flash es él mismo, y después HTML5, el cual con el paso del tiempo va adquiriendo más importancia dentro de la web y se está comprobando que puede traer muchas ventajas.

¿Qué os parece la decisión que ha tomado Microsoft? ¿Se está siendo demasiado duro con Flash?