Jeremy Hunt es el nuevo funcionario capturado por la industria co-dependiente del copyright, lo cual demuestra en su último discurso dedicado a balbucear la retórica del lobby de la música y el cine comercial, llegándo a niveles de ignorancia tales como la mención de la fracesilla: “robo de copyright”. Claro, para justificar el uso de la censura previa, que al parecer, es la única opción que una industria sin ideas encuentra a sus supuestos problemas.

Más o menos todos aquellos que entienden mínimamente para que fue creado el copyright saben que copiar no es robar. Pero Jeremy Hunt, Ministro de Cultura del gobierno británico lo ignora. Además por si fuera poco, para él la cultura es simplemente, un producto:

No permitimos que ciertos productos se vendan en las tiendas, tampoco permitimos que se abran tiendas para vender productos falsificados. De la misma forma deberíamos de hacer más dificíl el acceso a sitios que se dedican a la infracción del copyright.

Distribuír ilegalmente material protegido con copyright es robo.

Jeremy Hunt además quiere introducir controles parentales desde los ISPs, es decir desde el momento de la contratación de un servicio, pretende que se filtren las conexiones. El Sr. Hunt también propone hacer una distinción entre contenido ofensivo e ilegal. Supongo que intentaba ocultar como lo segundo puede ser usado como pretexto para declarar lo primero como ilegal. Ya sabemos como funciona el famoso think of the children en la cabeza de los políticos. Siempre hay una razón mala y poco fundamentada en evidencia para buscar la forma de socavar el derecho a la libertad de expresión vía copyright. Hipocresía total.

Otra brillante idea de que Jeremy Hunt quiere impulsar es a de convertir a Google en policía activo al servicio de la industria. Google desgraciadamente ya cumple en gran medida con sus demandas, desde la censura de ciertos términos relacionados con BitTorrent hasta la remoción de videos en YouTube, muchas veces cometiéndo vergonzos errores como La escuelita del copyright.

Pero Hunt quiere que Google y otros proveedores de servicios vayan más lejos y bloqueen (censuren) enláces a sitios que permiten la proliferación de descargas ilegales. En realidad lo que más fomenta esta proliferación es el copyright mismo, pero esto es muy complicado para la diminuta visión (casualmente idéntica al de la industria) del Ministro de Cultura de Reino Unido.

Pero eso no es todo, Hunt también considera que el file-sharing es un ataque directo a las libertades de los creadores de contenido Vaya, seamos realistas, un ministro de cultura (con minúsculas, estilo Sinde) que habla de contenido y no de cultura e ignora las posibilidades que ofrece el file-sharing para amplificarla, obviamente no va a reconocer que el ataque a las libertades, el saqueo el dominio público, el pisoteo a la democracia, etcétera; proviene de a dictadura cultural a la que pretende proteger al explorar:

“Todas las opciones que le hagan la vida difícil a los sitios que ignoran la ley”.

Que curioso, sus argumentos son exactamente los mismos que utilizó hace unos años Dan Glickman, Ex-CEO de la MPAA:

Lo único que le faltaría reconocer a Hunt, es que la piratería no se va a terminar. Es una actividad milenaria y casualmente, desde los tiempos de la imprenta, ha sido una reacción a la censura y la monopolización de la cultura. Tendría que leer un poco acerca de Gutenberg este ministro de cultura.

Hunt, el nuevo cazador de piratas, tiene la gran idea de crear un “organismo entre sectores de la industria” encargado de identificar sitios web que cometen infracciones y con la capacidad de tomar acciones. Suena a la versión británica del Ministerio de la Verdad en China. Se llama censura. Ni hablar, al parecer el gobierno de China inspira bastante al Reino Unido.

¿Quieren más prueba de que Hunt es un siervo más de la industria? Como todos sabemos la industria utiliza el término de acuerdos voluntarios para referirse a la colusión entre los negocios del entretenimiento y los proveedores de servicios. En el e-G8 el representate de la industria del cine los mencionó también. En Estados Unidos ya se aprobó el famoso “6 Strikes” o bien, acuerdo voluntario entre industria y ISPs.. Casualidades.

Pues bueno, el ministro de cultura británico piensa igual:

Los acuerdos voluntarios pueden usarse para ofrecer soluciones a las infracciones de copyright, pero si estos no son establecidos el gobierno propondrá nuevas medidas legales.

Solo me queda una duda, sí para Hunt la infracción al copyright significa robo, ¿por qué no se refiere como tal en sus sugerencias? ¿Por qué no ofrecer soluciones al robo de copyright? Curioso, ¿no? ¿Será que no existe tal cosa?

Según Hunt, reconoce los argumentos del Reporte Hargreaves y no es su intención proteger a industrias que no se han adaptado al cambio en los modelos de negocios. ¿En serio leyó el reporte? Al igual que Sinde, parece que el primer requisito para ser Ministro de Cultura es ser un cínico.

El discurso de 10 páginas que Hunt dio en en la Convención de Radio y Televisión finaliza de forma descarada diciendo que aunque se tienen que escuchar todas voces, "es apropiado que los políticos tengan la palabra final".

¿Apropiado? ¿Aunque no tengan la razón? Supongo que sí infringir copyright es robar en la mente de algunos, también pueden decir que imponer regulaciones injustas y abusivas, se llama democracia.

Imagen vía Wikipedia