Kinect nos ha demostrado que podemos jugar a un videojuego sin la necesidad de sostener un mando y pulsar unos botones, puesto que transforma nuestro cuerpo en el control remoto y, gracias a nuestros movimientos y a una cámara, controlamos la acción de los personajes del juego. De hecho, hemos podido ver cómo han surgido aplicaciones, basadas en Kinect, que nos muestran las posibilidades del control por gestos y su aplicación muchos otros campos más allá del ocio electrónico. Precisamente, un proyecto de Microsoft y la Universidad de Washington sigue esta senda y busca transformar nuestros cuerpos en antenas con las que enviar señales que nos sirvan para controlar nuestro entorno o, por ejemplo, comprar un billete para el metro.

¿Una antena humana? ¿Enviar señales? Suena un poco extraño pero según comentan los investigadores de este proyecto, su diseño se basa en el principio de que cualquier persona (salvo que viva en un lugar aislado) está rodeado de campos electromagnéticos con los que mismo cuerpo interacciona, provocando variaciones. Por tanto, un movimiento del cuerpo (haciendo un gesto con la mano) provocaría una variación de este campo que podría ser captada por el sistema de control e interpretar esta variación como una orden. Según esto, aprovechando el campo magnético generado por el cableado doméstico y la señal producida por el cuerpo humano al estar en presencia de éste, podríamos apagar las luces de nuestro salón o encender la televisión con un gesto como si fuésemos un caballero Jedi.

> Alguien podría andar hacia una máquina expendedora de billetes, ponerse delante de ésta y comprar un ticket mediante un gesto o, por ejemplo, seleccionar el tipo de gasolina con el que llenar el depósito del coche en la gasolinera.

Y con la aversión que tiene la gente a los campos electromagnéticos, ¿es esta tecnología segura? Realmente sí que lo es porque, de hecho, no se hace más que aprovechar algo de lo que estamos rodeados y ya estaban ahí antes de que este proyecto se pusiese en marcha.

> De repente, alguien está aprovechando una radiación que ya existía y se aplica en algo realmente útil

El sistema que han ideado es de bajo coste, algo de especial importancia para una posible explotación comercial y, sobre todo, pensando en una instalación a gran escala. El sistema sería mucho más simple que el Kinect o que un mando de Nintendo Wii, simplemente unos sensores y, como no, la propia instalación eléctrica del hogar.

Las primeras pruebas han sido positivas, sin embargo, la parte complicada llega en la codificación de gestos y su tabulación para que, por ejemplo, un movimiento accidental no termine encendiendo la calefacción o apague la televisión en la parte más interesante de una película, así que se encuentran tabulando gestos mucho más elaborados como el dibujo de un círculo en el aire o tocar una pared con un número de dedos determinados para que se conviertan en comandos que sirvan para interactuar con un sistema domótico que gobierne una casa o unas oficinas.

Los sistemas domóticos, tanto desde el punto de vista del confort como la seguridad o el ahorro energético, son algo que empieza a ser muy demandado por todo tipo de sectores, ya no sólo por gente pudiente, sino que se instalan con cada vez mayor frecuencia en todo tipo de edificios, sobre todo en oficinas. Sin embargo, esta idea aún está en una fase muy primaria porque depende, enormemente, de cómo se haya realizado el cableado de la vivienda y del recorrido que realice esta línea puesto que el campo magnético generado varía y, por tanto, cualquier vivienda necesitaría una calibración previa:

> Un computador puede ser rápidamente programado para realizar la calibración, no es un gran problema

Vale la pena echar un vistazo al artículo que se ha publicado al respecto, eso sí, los primeros prototipos constan de una pesada mochila que lleva el computador que capta las variaciones de señal producida por nuestro cuerpo.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.