La opacidad con la que se conduce el lobby del copyright para lograr sus cuestionables objetivos no es nueva. Un nuevo cable diplomático revelado por Wikileaks confirma una vez más, las deplorables tácticas que utiliza la MPAA para manipular los sistemas legales a su favor.

Resulta que el autor intelectual de la demanda contra el ISP australiano iiNet, que se negó a colaborar con AFACT en Australia, es la MPAA de los Estados Unidos, y no, las compañías productoras australianas Village Roadshow y Seven Network, quienes aceptaron ser simplemente el rostro público en el caso.

La asociación australiana AFACT (Australian federation Against Copyright Theft), es una de tantas asociaciones que la MPAA usa de fachada de local en distintos países, para dedicarse al lobbying de legislaciones, la defensa de los autores y el respeto al copyright. En algunas ocasiones, estas filiales hasta se dedican a pedir la censura de Wikileaks por medio de instrumentos legales como el ACTA.

En 2008 AFACT contrató una firma de inspección de redes P2P para detectar infracciones y creó un directorio de IPs que supuestamente cometían infracciones. El índice fue envíado a iiNet para que actuará en contra de sus clientes, quienes se al negarse fueron demandados por los integrantes de esta asociación: 20th Century Fox, Sony Pictures, Paramount, es decir, los de siempre.

El juicio continúa y de hecho, la Suprema Corte de Justicia australiana ha aceptado revisarlo.

El cable explica que es la MPAA la asociación detrás de la acción legal,sin embargo, piden que esto no se haga público:

Ellis confirmó que la MPAA fue el promotor detrás del caso AFACT (AFACT es esencialmente un subcontratista australiano de MPAA; MPAA / MPA no tienen presencia independiente, formal aquí), que actúa en nombre de los seis estudios estadounidenses implicados. MPAA prefiere que su papel de liderazgo se haga público. AFACT y la MPAA han trabajado duro para que Village Roadshow y Seven Network aceptarán ser el rostro público en Australia, y quedará claro que hay intereses de Australia en juego y esto no es sólo Hollywood intimidando (bullying) a un pobre y pequeño ISP australiano.

¿Qué tal?

Hay una gran cantidad cables que confirman la injerencia y presión que ejercen este tipo de asociaciones (y sus filiales locales) en la actividad legislativa de distintos países, para proteger los interéses (o caprichos) de la Gran Industria estadounidense. Puedes encontrar todos los cables diplomáticos con tag KIPR, es decir de propiedad intelectual, usando esta nueva herramienta de búsqueda que indexa los 250 mil cables diploḿaticos en poder de Wikileaks.

Imagen vía Stinkiepinkie