La crítica duele. Sobre todo, si te exponen en tu propia casa, bajo tus propias narices. Hace un par de días, un grupo de desarrolladores colgó a la App Store un juego llamado Phone Story. A través de esta aplicación, se criticaba la forma en que se fabrica un smartphone, con muchos guiños hacia el iPhone. Por supuesto, poco le duró el gusto a los autores de este juego, pues Apple ha decidido retirarlo de la App Store, aunque aún no da el argumento central ni aclara cuál fue la violación de términos de uso.

Phone Story se describe como un juego que intenta "provocar una reflexión crítica de su propia plataforma tecnológica". Mediante la dinámica de juego, se podía pasar desde la extracción en la minas en África --la cual ha creado la guerra del coltán: un conflicto armado por la explotación de este mineral--; hasta un nivel en las fábricas chinas de Foxconn, en las cuales, el jugador debe evitar que sus trabajadores se suiciden tirándose del techo.

Aunque las ganancias del juego serían donadas para diferentes organizaciones dedicadas a velar por los derechos de los trabajadores, a Apple no le ha caído en gracia que en su propia tienda se venda un juego que van contra sus intereses. Por supuesto, hay que recordar que los de Cupertino son muy sensibles cuando se tocan ciertos temas: por ejemplo, hace un año sacó de circulación un webcómic sobre el Ulises de James Joyce debido al gráfico de un desnudo. En general, las políticas de retiro de Apple suelen estar bajo la mira constantemente cuando se trata de temas controvertidos. En su momento, recibió mucha presión por permitir una aplicación para "curar la homosexualidad"; la cual, a la postre, fue retirada por la presión pública.

En un sentido empresarial, tienen todo el derecho de vetarlo, aunque sí habla muy mal de su tolerancia a la crítica. A mí me parece un atrevimiento digno del aplauso: estoy muy seguro que los desarrolladores tenían pensado este escenario, el cual les resulta también benéfico: consiguen que su mensaje sea reproducido y, de paso, se hacen de un poco de publicidad. Por lo pronto, los creadores de Phone Story ya plantean llevarlo a la tienda de Android. ¿Será que los otros fabricantes se mostrarán tan intolerantes como los de Apple?