Tú me diste el coraje para seguir viviendo. - Shou

Un minúscula Arrietty salta entre las plantas, no quiere que nadie la vea, lo tiene prohibido. De ser vista por algún humano normal su vida y la de su familia correrían peligro. Pertenece a una raza de seres humanos minúsculos, de algunos centímetros de altura, que viven bajo las casas y sobreviven gracias a "tomar prestado" tela, azúcar, pan y demás indispensables. Pero Arrietty fue interceptada por Shou, el niño enfermo, recién llegado a la casa de campo y las cosas se complican.

Kari-gurashi no Arietti (2010, 94 mins.) es una película de Studio Ghibli, escrita por el maestro Hayao Miyazaki y Keiko Niwa, dirigida por el joven Hiromasa Yonebayashi. Está basada en la serie de libros The Borrowers, escritos a mediados del siglo pasado por Mary Norton (otras adaptaciones están en puerta).

Como es de esperar de una obra de Studio Ghibli, Kari-gurashi no Arietti merece el calificativo de extraordinaria. En primer lugar, por la animación y diseño de personajes, perfeccionados con el ejemplo de Mizayaki, en particular con la jovencita Arrietty, que emana con su rostro, gestos, movimientos, personalidad, todo lo que un ser puro, determinado y no obstante aventurero puede ofrecer en pantalla. Mención aparte merece la personificación de su padre, Pod, un hombre de pocas palabras, demasiado serio, aunque irreprochable. Y Shou, tranquilo pero imprudente.

A mi manera de ver, Kari-gurashi no Arietti trae un tema recurrente en la obra de Studio Ghibli que es la lucha del hombre contra la naturaleza, y la de ésta por adaptarse y sobrevivir en un mundo hostil que la ignora o desprecia. Con ese propósito, la película funciona igual de bien de principio a fin, con una cadencia agradable a la vez que nostálgica. En suma, los elementos están puestos para una historia disfrutable en familia, entre las más accesibles de los de Ghibli, que nos hará recordar esa niñez de imaginación gigantesca.

Espero sus recomendaciones en los comentarios, que no son sólo para mí, sino para todos lo lectores. En Twitter a @alanlzd.