¿Cómo se puede confiar en una empresa que corta el Internet en un momento en que es indispensable? ¿Cómo creen en una compañía que antepone irracionalmente los intereses del gobierno a los de sus consumidores? Estas dudas surgieron en la reunión anual de accionistas de Vodafone, donde AccessNow -una ONG dedicada a la protección de derechos humanos y telecomunicaciones-- cuestionó a la junta directiva sobre su actuación durante la revolución egipcia a inicios de año.

Vodafone fue una de las operadoras que se alió con el gobierno de Hosni Mubarak para cortar el acceso a Internet en el país. Su acción fue muy criticada a nivel mundial, pues significó la sumisión de las empresas ante los actores políticos, en detrimento de sus propios clientes. La actuación de los proveedores de servicios en Egipto también evidenció la necesidad de contar con marcos legales que protejan la neutralidad de la red, así como aumentó el cuestionamiento contra tratados como ACTA que obligan a los ISP a cooperar en casos de desconexión solicitada.

AccessNow busca que la operadora firme un compromiso para que en los 70 países donde tiene presencia, para que el corte no vuelva a suceder. A Vodafone no sólo le han reclamado coartar la libertad de expresión durante las revueltas, sino también haber contribuido indirectamente en la muerte de ciudadanos egipcios que no pudieron contactar a los servicios médicos por el bloqueo a las líneas telefónicas. Además de las causas humanitarias, también han apelado a la parte financiera, recalcándole a los accionistas la colosal pérdida económica que tuvieron por esta acción.

Tarde que temprano, las empresas que participan en estos actos de censura tienen que responder. Es notable ver que la presión internacional ha tenido efecto, colándose hasta la junta anual con la mesa directiva. Vodafone, como otras tantas compañías que participaron en el bloqueo, deberían aprender de este error. Coartar la libertad tiene sus consecuencias, tanto en el bolsillo como en la pérdida de prestigio. Estoy seguro que para la siguiente lo pensarán varias veces antes de presionar el botón de apagado.