Steve Jobs fue obligado a retirarse de Apple en 1985, la empresa que co-fundó con Woz. Meses adquirió Pixar Animation Studios, estudio que guió para convertirle en gigante del entretenimiento CGI. Pero esta es no es la historia que quiero contarles porque, poco después de aquella humillación, Jobs funda NeXT: la empresa que gestó algunas de las mejores ideas en la historia de la computación personal.

Despreciado por el amor de su vida, Jobs, casi por despecho, funda una empresa de tecnología más arriesgada que el promedio. NeXT fue una suerte de laboratorio de ideas para mejorar la experiencia del usuario; en principio con el hardware, aunque en mi opinión sus logros mayores llegaron con el software. Veamos uno a uno.

Hardware

Jobs se dejó seducir por la ideas de Paul Berg sobre producir una computadora que ofreciera cantidades sobradas de Memoria RAM (Megabytes), una pantalla de calidad industrial (Megapixeles) y un procesador más veloz que ninguno en ordenadores de su clase (Megahertz). Las tres "M". NeXT sería el fabricante de esos equipos inusitados para una industria entrada en la adolescencia.

Primero fue la NeXT Computer. En 1989 NeXT ofrecía este equipo con hasta 64 MB en RAM, pantalla de 17 pulgadas de 1120x832 pixeles, y un procesador Motorola 68030 a 25 MHz. Las tres "M", además de hasta 660 MB en un disco duro y placa Ethernet 10Base-2: lista para Internet. El chasis fue diseñado como un cubo negro de mediano tamaño. Jobs decía --como ahora-- que la NeXT Computer estaba 5 años por delante de sus competidores.

La segunda generación de computadoras NeXT llegó a partir de 1990. Una fue la NeXTcube, versión mejorada de la primera e idéntica visualmente. Y NeXTStation, versión de bajo costo, menores prestaciones y chasis plano. Ambas fueron descontinuadas en 1993.

Por cierto, cada vez que se la historia de la Web está presente la NeXTcube, hardware con el que Tim Berners-Lee trabajó hasta crear el primero prototipo de sus ideas (ver imagen arriba).

Hemos de destacar que NeXT apostó por fabricar hardware para universitarios o usuarios especializados, con miras a avanzar hacia los usuarios normales. Vendió miles de unidades de 1989 a 1993, pero fueron insuficientes para sostener el negocio. Sin embargo, no hizo falta más para convertirse en una computadora de leyenda.

Software

Para administrar los recursos de ese hardware, NeXT desarrolló NeXTSTEP. Y contrató a un joven y destacado científico: Avie Tevanian, quien fue parte del equipo que creó el kernel para sistemas operativos Mach: un clásico entre los de su especie.

Ciertamente los libros de sistemas operativos hablan más acerca de Mach que de NeXTSTEP, la razón es que fue pionero en ejecución de tareas para cómputo distribuido y paralelo, asimismo por su arquitectura microkernel. De hecho, algunas de las bases teóricas de sistemas operativos tuvieron sus primeras implementaciones en Mach, que a la postre influenció directamente el diseño de Mac OS X mediante XNU, e indirectamente al muchos-años-esperado GNU Hurd.

Las ideas de Mach en NeXTSTEP sirvieron para crear un sistema operativo adelantado a su tiempo.

Además, NeXTSTEP pasa a la historia de los sistemas operativos por ser el primero en hospedar un servidor web; también ejecutó el primer browser. La causalidad quiso que un colega de Berners-Lee en el CERN comprara una NeXTcube y luego se la entregara al británico para su evaluación.

No sólo el núcleo inspirado en Mach de NeXTSTEP fue innovador, también la superficie, la interfaz gráfica, plena de usabilidad, fue desarrollada bajo el entonces raro paradigma de programación orientada a objetos. Esto influyó enormemente en las generaciones posteriores de interfaces de usuario. Ni qué decir de Objective-C, uno de los 10 lenguajes de programación más influyentes de nuestros días: sería lengua muerta de no ser por NeXSTEP.

Y cuando NeXT fracasó con el hardware, NeXTSTEP le salvó del horror de la bancarrota al motivar la compra de Apple. Así fue como Jobs pudo volver a Cupertino en 1996.

NeXTSTEP persiste en los genes de Mac OS X. Tiempo atrás fue el rostro de OpenStep para Sun Microsystems, y hoy sigue vigente a través de proyectos de software libre como GNUstep, AfterStep, Étoilé y WindowMaker.

Si bien el hardware estaba dirigido a un público especializado, el software no. NeXT, vía NeXSTEP, cambió las reglas en el diseño e implementación de interfaces de computadora que optimizaron la experiencia de los usuarios.

Conclusión

NeXT bajó la batuta de Jobs apostó por ideas arriesgadas de principio a fin. Por eso creo que NeXT fue una suerte de laboratorio, uno que se tomó un atrevimiento inusual para el resto de las empresas. Era como si no tuviera nada que perder, aunque perdió. Era como intentar ganarlo todo, y ganó. Y es que experimentar es arriesgar; arriesgar para innovar.

No hay duda de que lo que Jobs aprendió en NeXT le sirvió para llevar a Apple a ocupar el lugar que hoy tiene. El resultado global es un legado tecnológico que tendremos por generaciones.

Fotos: NeXTcube para Berners-Lee | Steve Jobs presenta NeXT Computer en 1989 (Brant Ward)