Dispositivo diseñado por Instep Nanopwer para recoger la energía al caminar y cargar el móvil

Dentro de unos meses entrará en vigor la directiva europea del cargador único de móvil. No obstante, la tecnología (que avanza que es una barbaridad) podría dejar este y otros métodos de carga obsoletos en un futuro cercano ya que actualmente se están desarrollando varias soluciones de cargadores móviles que se salen de lo habitual y no solo eso, algunos modelos innovadores han llegado al mercado recientemente (aunque su uso todavía es limitado en la mayoría de los casos).

Por ejemplo, una mini pila de combustible en la suela del zapato podría cargar nuestros teléfonos móviles mientras caminamos si la idea de Instep Nanopwer, que tiene patentado el prototipo, finalmente se pone en práctica. Incluso se baraja la posibilidad de utilizarlo como repetidor de WiFi a la altura de los pies, evitando la necesidad de un cable que conecte las zapatillas con el teléfono pero reduciendo el gasto energético de este al intentar buscar conectividad y, por tanto, ahorrando batería.

Esta es, sin duda, una buena noticia para los corredores que se llevan el móvil y escuchan música mientras hacen footing, pero no es ni la única ni la más disparatada de las opciones. Ni mucho menos, novedosa. El año pasado, Nokia registró una serie de patentes en los Estados Unidos muy similares que, de llevarse a cabo, conseguirían cargar nuestro móvil con el movimiento mientras caminamos. Al final, en caso de quedarnos sin batería, bastaría con agitar el móvil y... ¡listo!

Utilizar enzimas fue la ocurrencia de Sony de hace unos años. ¿Si funcionan en los seres vivos, por qué no para el iPod? Con un poco de azúcar y el oxígeno que tenemos abundantemente a nuestro alrededor "daríamos de comer" casi literalmente al móvil. De hecho ya existen prototipos de cargadores químicos con bebidas azucaradas. En el futuro es posible que no sólo compremos una Coca-Cola como refresco, sino que podría ser el combustible del teléfono.

Desde luego, tener un cargador universal es un gran avance que todos empezamos a agradecer cuando nuestro móvil se "muere" en casa de un amigo y no nos lo hemos llevado, pero estas propuestas no son del todo descabelladas. De hecho, ya existen formas muy peculiares de cargar el móvil sin necesidad de pasar por el típico cargador enganchado al enchufe.

  • Una de ellas es la de la inducción. Aunque parece magia los cargadores basados en este tipo de fórmula utilizan el mismo principio que las placas de las cocinas de inducción: se genera un campo electromagnético que es aprovechado por una pequeña placa que transforma la energía electromagnética en energía eléctrica para cargar las baterías. AAK en Japón consiguió un dispositivo que puede cargar pilas con solo dejarlas dentro de una taza.

  • Otra forma de cargar las baterías es utilizando la conductividad eléctrica. Un ejemplo de cargador por conductividad es el myGrid de Duracell, que permite cargar el teléfono móvil, independientemente de su marca, sin cargador; solamente hace falta posarlo encima del dispositivo y esperar.

  • La energía solar es la opción que comercializa Solio. Sus cargadores utilizan precisamente ese conector único micro USB que se ha propuesto por la Unión Europea, para conectar a una célula fotovoltaica el puerto de carga del teléfono móvil, permitiendo cargarlo casi en cualquier sitio, siempre que haga Sol, claro.

  • La energía cinética que generamos al cargar con el bolso o la mochila en el día a día es aprovechada por nPower PEG. El aparato ya se está comercializando y va recogiendo la energía del movimiento durante el día para que, en caso de necesidad, se pueda utilizar el conector para recargar el móvil. Aparatos como este podrían mantener comunicados a excursionistas o deportistas de riesgo incluso aunque llegasen a acabarse las baterías de sus teléfonos, gracias a que recogen la energía mientras se llevan en la mochila o la bicicleta y esta energía puede mantener activos el GPS y el teléfono lo suficiente para realizar llamadas de emergencia o para ser encontrados.

  • La dinamo de las bicicletas, que es un recurso de aprovechamiento de la energía cinética muy conocido y relativamente barato de producir, también ha sido adaptado por Nokia cargar muchos de sus modelos, incluyendo los más conocidos.

El hecho es que nuestra vida se ha vuelto (y se volverá) cada vez más móvil, y eso hace que la necesidad de baterías de larga duración y métodos alternativos de carga (o de ahorro) de batería se haga imprescindible.