Constantemente escuchámos a funcionarios públicos promoviéndo los beneficios de las patentes tal fueran un producto milagro para bajar de peso sin mover un dedo. No ofrecen mucha evidencia pero por lo general utilizan la cantaleta de que las patentes promueven la innovación y esto ayuda a la economía, lo cual produce empleos, blah, blah.... Pero la realidad demuestra que es un sistema que se esta colapsando y va en contra de la prosperidad.

Aunque no falta el académico que publique estudios contratados por la industria para promover la retórica de que países emergentes necesitan aprovechar las supuestas ventajas que ofrecen las patentes; la situación es muy distinta en Estados Unidos en donde una reforma al sistema de patentes es inminente debido a su disfuncionalidad.

A propósito de la compra de Motorola Mobility, Bill Snyder publica en InfoWorld un post que considera que Google simplemente esta gastando dinero al entrar a un jueguito legal en vez de invertir ese dinero en generar empleos, y de hecho, en innovación:

Más empleos de tecnología desaparecerán mientras el dinero se va a las patentes y no a la innovación.

El gasto lunático de dinero en patentes trae a mi mente el gasto de Hewlett-Packard al adquirir Compaq, un negocio fallido conducido por el ego que resultó en la pérdida de 20,000 trabajos al combinarse las compañías, y muchos más en el ecosistema "tech" y "non -tech" alrededor. De cualquier forma, logró enriquecer a sus mayores accionistas y los bancos de siempre que invirtieron.

Siempre que hay una fusión, se pierden trabajos. Para ser justos, hay veces que eso es simplemente inevitable. Si una compañía se va a caer, una adquisición de hecho puede salvar empleos que podrían perderse. A lo mejor ese es el caso de Motorola Mobility. Por el momento Google dice que mantendrá la compañía como un negocio aparte. Pero eso pondría a Google en una posición de competencia contra empresas como HTC, fabricante de dispositivos de Android. Y Google además estaría en un negocio del que no sabe nada. Esta es una situación difícil, y si apostamos, diría que esta unidad de negocio será vendida en algunos años (sin patentes) — junto con la pérdida de más empleos.

Mientras tanto, entrar al juego de la creación de una nueva Burbúja de Patentes, significa también un impresionante mercado de empleo para los abogados, además de generación de beneficios gratis para esa epidemia de parásitos conocida como patent trolls (aquellos que compran patentes solo para demandar pero no las usan para nada).

Wired, a propósito del decadente sistema de patentes, publica hoy una editorial que resume el problema fundamental:

Las leyes no se aplican al menos que alguien con dinero quiera que se apliquen. Y las leyes no se reforman al menos que alguien con dinero las quiera reformar. Entonces cuando ves una ley que ha sido aplicada erróneamente y aún así no ha cambiado, sabes que alguien con dinero esta muy bien con el status quo.

El sistema de propiedad intelectual como hoy existe - especialmente en cuanto a patentes y copyright— se ha convertido en una serpiente hambrienta que se está mordiéndo su propia cola. Ojalá se devore pronto por el bien de todos.

Pare terminar, los dejó con este maravilloso y revelador programa de radio acerca de la realidad del sistema de patentes, titulado “Cuando las patentes atacan”

Infografía vía Focus. (imagen completa en su sitio)