Siempre he pensado que algunos de los mejores lugares, en las ciudades de Latinoamérica, para tomar fotografías también son los más peligrosos: mercados, calles desiertas, edificios viejos o abandonados, barrios populares, centro histórico, etc. Resulta muy difícil salir a tomar fotos en algunos de estos sitios sin llamar la atención, y tener una probabilidad alta de ser víctima de un robo. A veces la situación de inseguridad es completamente real, en otras es simple percepción. Pero al final de cuentas, muchos fotógrafos aficionados, que no pueden darse el lujo de ser despojados de su cámara DSLR, deciden no salir a tomar esa fotografía que soñaron durante días.

La tecnología puede ayudarnos a superar este miedo con algunos pequeños trucos prácticos e ideas simples. Las cámaras han bajado tanto de precio, y la calidad de las fotos de este segmento barato ha mejorado mucho, no a un nivel profesional, pero si para hacer capturas buenas e interesantes para publicar en Internet o hacer pequeñas impresiones. De esta forma podrás salir a la calle y bajar las posibilidades de ser víctima de los ladrones.

  • Compra una cámara barata y pequeña. Es muy fácil encontrar en Amazon o Ebay cámaras muy baratas, incluso por debajo de US$50. Una excelente opción es comprar la Canon PowerShot A495, una excelente compacta de 10.0 megapíxeles y una calidad excepcional. Si tu inversión es baja, el nivel de miedo o riesgo disminuye mucho. No es lo mismo perder 60 dólares a un lente de la serie L de más de $1000, sin contar el precio de la cámara, posiblemente otros $1000. Al comparar nos damos cuenta que medimos el nivel de riesgo en base a cuanto podemos perder. Esa foto genial de la zona vieja de la ciudad puede valer poco dinero, pero difícilmente justifique arriesgar una inversión de más de 2000 dólares. Esto es fundamental desde el punto de vista psicológico y de tranquilidad. Nuevamente, la calidad no será la misma, pero tendrás la posibilidad de seguir experimentando algunas cosas con la fotografía urbana.
  • Compra varias tarjetas de memoria. No es buena idea perder el trabajo que llevas realizado, si alguien intenta robarte. A nadie le importan unas tarjetas de memoria en un bolsillo de tu pantalón. No tengas una sola tarjeta de memoria. Con los precios actuales puedes fácilmente comprar cuatro o cinco. Aunque no estén llenas, cámbialas luego de un tiempo prudencial, o al cambiar de locación. Siempre que puedas guarda la tarjeta. De esta forma si se roban tu cámara, te quedan las fotos.
  • No lleves ningún equipo extra ni bolsos o mochilas. Tanto a los fotógrafos aficionados como a los profesionales nos encanta llevar mil cosas en nuestra mochila, varios lentes, pilas, flash, trípodes, etc. En sitios inseguros lo primero que ven muchos ladrones son personas con carteras o bolsos. Si sólo llevas la cámara, no llamarás mucho la atención, no tendrás un elemento extra que tienes que cuidar y que puede distraerte. Deja también el celular en casa. No hacemos nada con una cámara de 69 dólares si llevamos un celular de $500. - Disfraza tu cámara. Hace un par de años a un turista en Brasil le robaron su cámara, decidió comprar una nueva y disfrazarla de cámara vieja y de película. Compro cinta para embalar y un rotulador negro. Hizo un trabajo genial y pudo tomar más de 5000 fotos, a ningún ladrón le llamaba la atención una cámara tan fea.
  • Toma fotos las fotos temprano en la mañana. Si en el tema de tus fotos no son necesarias personas, intenta salir a tomarlas justo después del amanecer. A esa hora los ladrones estarán durmiendo y podrás disfrutar de una de las mejores luces del día para tomar fotos.
  • Imprime tu propio carnet de fotógrafo y llévalo en tu bolsillo con tus otros documentos. En Internet hay muchos ejemplos que puedes usar. Aunque en teoría un carnet impreso por ti no tiene ningún valor, puede abrirte muchas puertas e incluso servir con policías.
  • Si conoces a alguien de la zona pídele que te acompañe. Esto es muy útil en barrios populares o mercados. Los ladrones evitan robar a la gente que conocen, o que ven todos los días. Esto hace una gran diferencia.
  • Sal con un grupo de fotógrafos. Una forma sencilla de llevar más equipo y mejores cámaras, a la hora de tomar fotografías en sitios así, es organizando un grupo de fotógrafos o amigos. Es más complicado robar a un grupo que hacerlo con una sola persona.

Siguiendo estos sencillos consejos tu sensación y nivel de seguridad aumentaran considerablemente. Estarás mejor preparado para salir a tomar fotos por las zonas más inseguras de la ciudad. Si quieres profundizar en el fascinante mundo de la fotografía te invito a visitar nuestro blog hermano ALTFoto. Si tienes algun consejo adicional, o alguna experiencia y anécdota relacionada, no dudes de escribirla en los comentarios.

Muchas gracias a Alexander Schek por inspirar este post al compartir en Twitter la cámara. La foto que acompaña el post es de Ratão Diniz

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.