Este año, al menos personalmente las Perseidas no se han lucido tanto como en otros, el intenso brillo de la luna llena y las distintas condiciones atmosféricas han hecho que no haya podido disfrutar al máximo un espectáculo tan sublime. Una manera de compensarlo es este vídeo absolutamente alucinante que reproduce los sonidos que hacen los restos de la cola del cometa Swit-Tuttle. Y es que no, lo que suena no es una nave alienígena entrando a la atmósfera terrestre, son, entre el fuerte ruido de la estática ligeros silbidos casi sobrenaturales correspondientes a la explosión en millones de partículas de los pequeños restos de la cola.

Si el vídeo ya es en sí sorprendente, no lo es aún menos la manera en la que fueron grabados. Desde el Lago Kickapoo en Texas, en el estado de Colorado, como parte de Space Survillaince System (Sistema de Vigilancia Espacial) de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, un radar puede captar objetos de sólo 10 centímetros a hasta una altitud de 30 kilómetros (¡10 centímetros a 30 Kilómetros!) y fue puesto en marcha para detectar los sonidos que producían las Perseidas al entrar en contacto con la atmósfera, desintegrarse y producir la lluvia de meteoritos que disfrutamos abajo en la tierra. La imagen corresponde a la fotografía de una Perseida que tomó el astronauta Ron Garan desde la Estación Espacial Internacional.

Foto: Omicrono