Si Nokia se encuentra en una plataforma en llamas, Research In Motion (RIM) es como un niño que juega con cerillos junto al depósito de petróleo. Su proyección financiera a futuro no es precisamente la más envidiable, sus utilidades van en picado y penetración en el mercado tambalea ante la competencia. Sin embargo, lo más preocupante es su propia capacidad de autocrítica, como evidencia la respuesta de Jim Balsillie y Mike Lazaridis a las sugerencias de un ejecutivo de la empresa.

Mediante una carta abierta a los directores, un empleado de alto nivel hizo varias observaciones para enderezar el rumbo de RIM. Entre estos señalamientos, el ejecutivo pedía que la empresa se enfocada en la experiencia final del usuario y que mejorara sus relaciones con los desarrolladores. En otra parte, la misiva afirmaba recoger el sentir de un gran porcentaje de los trabajadores de RIM, así como solicitar a Balsillie y Lazaridis que se tomaran el tiempo para asimilar sus sugerencias.

Por desgracia, lejos de tomar en cuenta las críticas, los directores desestimaron el contenido de la carta. Peor aún, se excusaron en que el documento había sido redactado de forma anónima para atacar al autor. Aunque se dice que la carta fue escrita por un ejecutivo que ha invertido bastante en la empresa, al tándem directivo no le interesó en lo más mínimo si había algo de razón en el texto. Por el contrario, afilaron la pluma para sacar una respuesta mordaz y altanera:

Es particularmente difícil de creer que un "empleado de alto nivel" en buenos términos con la compañía haya elegido publicar una carta anónima en la red, en lugar de dirigirse a sus compañeros ejecutivos de una manera constructiva; pero sin importar si la carta es real, falsa, exagerada o escrita con motivos ulteriores, es justo decir que el equipo de administración de RIM está totalmente consciente de y atacando agresivamente tanto los retos de la compañía como a sus oportunidades.

Quizá lo que ofendió a los directivos es que el ejecutivo pidió un cambio de CEOs, pidiendo a una cabeza nueva, experimentada y con pensamientos frescos. El autor de la carta sugirió que Mike se enfocara mejor en el área de innovación y Jim en la parte de los consumidores. Por supuesto, a ningún jefe le gusta que pidan su remoción, pero la petición de este ejecutivo es sensata. A RIM le hace falta una nueva aproximación al mercado si no quiere seguir hacia abajo.

Dicen que no hay peor ciego que el que no quiere ver; en ese sentido, la visión de ambos CEO ya está totalmente obnubilada. Si es cierto que la carta refleja el sentir de la mayoría de los empleados, entonces lo mejor sería darle la oportunidad a alguien más al frente de la empresa, o en su defecto, cambiar la estrategia actual. Pero RIM sigue encendiendo un cerillo tras otro, y todo indica que tarde o temprano, una llama desatará el incendio en otra plataforma.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.