IFPI, la asociación que representa a nivel mundial a la industria discográfica, nombró el día de ayer al tenor Plácido Domingo (Madrid,1941)— como su nuevo chairman. En un comunicado oficial publicado en el sitio de la asociación que arropa a la SGAE (España), la RIAA (USA), AMPROFON (México) entre otras, IFPI describe las funciones de lobbying a las que se dedicará la estrella de la ópera internacional:

Como presidente, Domingo jugará un rol de líder promoviendo las prioridades de IFPI a nivel internacional, el trabajo de los dueños de los derechos de la música, ayudándo al prospero el desarrollo de la música digital y apoyándo los esfuerzos de educación pública de la industria en torno a la música digital.

Plácido Domingo dijó: “Es un gran honor el ser invitado a presidir IFPI. Yo siempre he creído con pasión en la importancia de respetar el talento y los derechos de todos los que ejecutan, crean, producen e invierten en música. Hoy, el mundo de la música y de hecho casi todas las artes etan sufriendos enormes cambios y retos. La tecnología, que por un lado permite a los artistas alcanzar a más (gente) que nunca antes, ha llevado a un debate acerca de como encontrar un modo de proteger los derechos de propiedad intelectual de los artistas, creadores y todos ellos que viven y trabajan para el mundo de la música. Espero ser parte de esas conversaciones”

Sin duda, el señor Domingo es una persona muy famosa con gran capacidad de influencia. No queda duda que no será díficil que legisladores, mandatorios y organismos lo reciban con bombo y platillo para llevar a cabo el lobbying de la agenda del IFPI. Gran movida

Me llamó la atención que en una entrevista en BBC, el día de ayer que sucedió este gran nombramiento, Don Plácido Domingo olvidara mencionar su nuevo cargo ante el IFPI. No es poca cosa estar al frente de la institución promotora de las legislaciones más draconianas para la protección de la propiedad intelectual de (solo algunos) artistas y creadores que la industria representa, claro, a costa del los derechos de a sociedad y su internet.

El nuevo embajador de la lucha contra la piratería también declaró a El País:

El mundo del disco está desapareciendo pero considero que la tecnología puede ayudarnos a protegerlo. Me resulta muy triste toda la gente que está perdiendo su trabajo.

Domingo olvida mencionar todos los creadores que ahora viven de su trabajo gracias a que la distribución ya no la controla la industria a la que ahora representa. La situación le causa tanta tristeza al tenor que según The Independent, Domingo pide que no se les permita usar el internet a "los jóvenes" que descargan música pirata.

Mi sueño guajiro es el señor Domingo pueda ayudar a la industria de la música a entender las grandes posibilidades económicas que existen a través de experiencias musicales — como la ópera — y no en la venta de copias o en la criminalización de sus mejores clientes y de paso, la sociedad entera.

De tenor a censor hay sólo un paso. Ni hablar.

Imagen vía Wikipedia