Desde que el movimiento 15M se convirtió en tal cosa primero con asentamientos repartidos por plazas de toda España nacidos de la exitosa movilización nacional del 15 de mayo y después con otras marchas e iniciativas tanto en el mundo real como en la red, muchos le han quitado importancia alegando que estábamos ante algo minoritario que no tardía en morir ("terminará tras las municipales" o "cuando se levanten las acampadas" decían); pero este fin de semana ha vuelto a quedar meridianamente claro que esa conclusión no es cierta.

Y es que nuevamente el 15M ha conseguido congregar a decenas de miles de personas de “todos los colores” en la capital española a pesar del calor y de que nos encontramos en periodo vacacional por estas tierras --los manuales políticos indican que convocar manifestaciones en julio y agosto no es buena idea ya que la asistencia será mínima a causa de las vacaciones-- para continuar con las reivindicaciones, el debate y plantear futuras iniciativas.

Concretamente el sábado llegaron a la Puerta del Sol, el bastión del 15M, las marchas de indignados que hace aproximadamente 30 días partieron de diferentes localizaciones del territorio donde les esperaban cientos de personas que rápidamente se convirtieron en miles (muchas venidas en autobús desde todas partes) para darles la bienvenida. Fue el preludio de lo que se vivió el domingo, una marcha multitudinaria --más de 35.700 personas según El País-- que arrancó a las siete de la tarde desde la glorieta de Atocha dirección Sol repartiendo respeto y reivindicación a partes iguales y culminó en una gran concentración en la ya emblemática plaza y varias asambleas repartidas por lugares aledaños.

El punto y final a estas nuevas jornadas de “revitalización del movimiento” (en la calle porque en Internet su presencia se mantiene y crece a buen ritmo) está llegando hoy con la celebración del Primer Foro Social 15M en el Parque del Retiro que inició a las diez de la mañana con un debate sobre política nacional al que le siguió charla sobre democracia participativa aplicada y terminará sobre las diez de la noche (en la web de Acampada Sol se puede consultar el programa de actividades previstas para hoy).

En resumen el 15M, con sus riñas internas, caos organizado y problemas por resolver, está más vivo que nunca después de su nacimiento hace dos meses (la marcha del domingo fue incluso más grande que la del 15 de mayo e igual o mayor que la del 19 de junio). Por otro lado es evidente que el movimiento no se va a desinflar, al menos en el futuro cercano, por lo mismo que este fin de semana se han vuelto a congregar miles en la capital: todas los problemas que provocaron la eclosión del 15M --por ejemplo la alta tasa de paro juvenil o los desmanes de la banca-- se mantienen intactos.

Vídeo: Periodismohumano - Imange: @acampadavlc