Por increíbles caminos
e innumerables fatigas
me he abierto camino hacia el castillo,
más allá de la ciudad de los goblins,
para recuperar al niño que me has robado.
Porque mi voluntad es tan fuerte como la tuya
y mi reino igual de grande...

Ocurre con muy pocas películas de la infancia, la mayoría olvidadas cuando una se va haciendo mayor, pero al igual que The Princess Bride, Labyrinth dejó una huella imborrable en cientos de niños como yo. Se juntaban por primera vez la fantasía única del universo de Jim Henson con los personajes humanos, el mundo fantástico y el real protagonizados por una espectacular Jennifer Connelly y David Bowie, posiblemente en el trabajo más surrealista que llegó a rodar en su carrera como actor.

No existe un público para un filme así, principalmente porque esta es una cinta universal, sin importar la edad que tengas, la primera vez que te acercas al laberinto y sus habitantes es imposible despegarse de ella. Ni el tiempo y la mejora de los efectos especiales pueden tumbar el trabajo de Henson y sus "goblins". Aventura, fantasía y dosis de épica para una película que juega entre el surrealismo y la simplicidad, que toca diversos géneros acompañados siempre magnícamente por la banda sonora de Trevor Jones y el monstruo de Bowie.

Este año se cumplen 25 años de esta obra de culto. Aniversario bien merecido que tiene desde que se estrenó en 1986. Henson se atrevía así a dar un paso más tras la no menos brillante The Dark Crystal, añadiendo a su onírico universo personajes reales. Es un tiempo suficiente para catalogar la obra dentro de ese reducto de clásicos imperecederos e icono pop de nuestro de tiempo. La película daba comienzo con la siguiente sinopsis:

Sarah debe atravesar un laberinto para rescatar a su hermano pequeño, que ha sido secuestrado por los duendes y está en manos del poderoso rey Jareth. Sarah descubre, casi inmediatamente, que ha llegado a un lugar donde las cosas no son siempre lo que parecen…

  • La película contaba, además de Henson en la dirección, con George Lucas en las labores de producción ejecutiva.
  • Las caracterizaciones de los personajes están basados en los diseños de Brian Froud (colaborador con Henson en The Dark Cristal). De hecho, su hijo obtuvo el papel de Toby, el hermano de Sarah.
  • Henson ha dicho que la película está influenciada en Alicia en el País de las Maravillas y en el Mago de Oz.
  • La banda sonora está compuesta por los temas instrumentales de Trevor Jones más la participación de Bowie en cinco temas (todas escritas por él).
  • La película usaba la imagen de las escaleras de Escher dentro del laberinto, aunque también aparece al principio, en el cuarto de la protagonista.
  • Para el papel de Bowie, Henson tuvo entre sus candidatos a Michael Jackson y Sting.
  • La marioneta que llevó más trabajo fue la de Hoggle debido a la gran cantidad de expresiones que llevaba (sólo la cara contenía 18 motores).
  • La película costó 25 millones de dólares y su recaudación en el cine no llegó a cubrir los gastos. Como en otras ocasiones, el paso del tiempo y la llegada a los formatos físicos domésticos elevó los mismos.
  • Casi todos los acertijos y puzzles de la película están basados o inspirados en los trabajos del matemático Raymond Smullyan.
  • Si alguno se preguntó alguna vez cómo era capaz Bowie de tener esa destreza con las bolas, aquí la respuesta…

  • Como en toda obra de culto, el paso del tiempo ha dado lugar a cientos de homenajes y todo tipo de merchandising. Estas son algunas de las que nos podemos encontrar:

  • Para finalizar les dejo con dos vídeos sobre el filme. El trailer y el famoso número musical con Bowie en Magic Dance. Termino como casi siempre, recomendando a aquellos que no hayan podido verla, que le den una oportunidad, seguramente no se arrepientan.