Mi nueva aplicación, BitTorrent, ya está en buen estado, echa un vistazo [...]
-- Bram Cohen

BitTorrent cumplió 10 años este 2 de julio. Ha sucedido demasiado desde entonces. Petabytes se han transportado en enjambre desde su popularización con películas porno --estrategia usada por Cohen al principio-- hasta convertirse en el protocolo dominante de la red, bandera de movimientos político-libertarios y ejemplo para la ciencia de Internet y los sistemas distribuidos.

Bram Cohen no terminó sus estudios universitarios. Sin embargo, su invención ha merecido una cantidad exorbitante de artículos científicos. Hoy en día buscar por BitTorrent en Google Scholar arroja unos 15.000 resultados. Y el primero de ellos, citado más de 2 mil veces, lo escribió el mismo Cohen: Incentives Build Robustness in BitTorrent:

El sistema de distribución de archivos BitTorrent usa una estrategia toma y daca para obtener eficiencia de pareto. Logra niveles más altos de robustez y utilización de recursos que cualquier otra técnica cooperativa conocida. Explicamos lo que hace BitTorrent, y cómo las estrategias basadas en conceptos económicos son utilizados para lograr tal objetivo.

El artículo es sencillo, y a decir verdad, un poco empírico para los estándares científicos. No obstante el protocolo es brillante, una mezcla pocas veces vista de sentido común y matemáticas para economía a favor, por un lado, de maximizar la distribución de archivos y, por el otro, de minimizar el uso ancho de banda. Más con menos; trabajo en equipo.

La ciencia a está a favor de BitTorrent. Es un fascinante objeto de estudio. Existe investigación de la más alta calidad y proveniente de los institutos y universidades más prestigiosas. Conferencias internacionales dedicadas a los sistemas P2P en general, con call for papers sobre Peer-to-Peer (muchos dedicados a BitTorrent) en las más relevantes, como SIGCOMM e INFOCOM.

Los trabajos científicos alrededor de BitTorrent toman los trabajos originales de Bram Cohen como modelo. Suelen realizar experimentos masivos, con trackers reales. También modelar con matemáticas --métodos estocásticos, teoría de juegos, teoría de colas, teoría de control en algunos casos--.

Los resultados son públicos y eventualmente ayudan a mejorar la calidad de protocolo, incluso hackean sus puntos débiles. Éste es el caso de BitThief, una versión modificada de BitTorrent desarrollada por el ETH, donde es posible ser egoísta a pesar de las precauciones tomadas por el protocolo original...

Una exploración rápida por esos trabajos indica que el estudio de BitTorrent sigue vigente. Dos de ellos, relativamente recientes son comandados por Keith Ross, eminencia mundial en redes de telecomunicaciones. El primero, Unraveling the BitTorrent Ecosystem es un profundo estudio del funcionamiento del ecosistema BitTorrent, allí se cuantificó el imponente rol de The Pirate Bay. El segundo no es menos interesante, BitTorrent Darknets, estudia más de 800 darknets y su comportamiento en relación con las redes públicas.

Aunque nacido antes de Facebook, Twitter o las aplicaciones móviles, BitTorrent sigue siendo el rey en Internet. Llego para quedarse, y evolucionar. No sólo con ayuda de BitTorrent Inc., la empresa de Bram Cohen. Como hemos visto, también con la colaboración de la ciencia.

Foto: Thomas Hawk | Imagen: Ihl