Por años, los monopolios de la industria del entretenimiento han argumentado que los ISPs deben de ser responsables de la actividad que sucede a través de sus redes, pero por algún tiempo se respeto el principio de mere conduit, es decir, que los proveedores de servicios de internet deben limitarse a transmitir. Por esto, Hollywood esta decidido en ir contra ellos.

20th Century Fox, Universal Studios, Warnes Bros, Paramount, Disney y Columbia Pictures ganaron un litigio en el que obtuvieron que la corte inglesa ordenara a BT — el mayor proveedor de internet en Reino Unido— bloquear el acceso a www.newzbin.com y sus subdominios, vía el bloqueo de todas las direcciones de IP desde donde opera el sitio y utilizando la tecnología Cleanfeed — la cual de hecho BT utiliza para filtrar únicamente contenido relacionado con abuso infantil.

A muchos defensores de los abusos de los dictadores culturales les encanta la gramática y la ortografía por aquí, por eso, que mejor que revisar la definición de la RAE acerca de censura:

(De censura).

4. tr. Dicho del censor oficial o de otra clase: Ejercer su función; imponer, en calidad de tal, supresiones o cambios.

Lo que lograron los supuestos defensores de las industrias creativas es que exista un precedente legal para ordenar la censura bajo argumentos de copyright que seguramente tendrá impacto en todo Europa.

ISPA, la asociación que representa a los ISPs en Reino Unido emitió un comunicado de prensa en el cual considera fútil esta decisión:

Las preocupaciones acerca del bloqueo excesivo, la facilidad de evadirlo y el incremento del cifrado [..] significan que el bloqueo no es una bala de plata para detener la violación de derechos de autor en línea. Más bien, como el Reporte Hargreaves, encargado por el gobierno (británico), ha descubierto recientemente, debería prestarse más atención a industrias creativas con una oferta innovadora y contenido totalmente licenciado, para poder ofrecer a los consumidores lo que están claramente exigiendo.

Pero no. Los monopolios culturales no pretenden escuchar, ellos quieren que los estudios arrojen resultados falsos pero que legitimen su absurdo discurso y que el internet funcione únicamente como a ellos se les da la gana, lo cual incluye la censura. Lo peor es que tienen el poder para hacerlo, nuestros gobiernos tienen la piel muy delgada y los burócratas unos bolsillos grandes y bien abiertos.

El panorama del internet como un lugar ideal para realización de nuestros derechos más fundamentales como la comunicación y la libertad de expresión, es cada día más sombrío. Me sigo preguntando si peliculillas que generan billones de libras estérlinas en las taquillas lo valen.

La industria tiene mucho dinero y poder, lástima que no puedan comprar sentido común. La ley jamás podrá controlar a la tecnología. La tecnología en cambio, sí puede vencer la censura.

Imagen vía Andreía