Este martes 12 y miércoles 13, como os hemos venido contando, se está llevando a cabo audiencia en el Tribunal Superior de Londres para examinar el recurso de apelación contra la extradición de Julian Assange a Suecia presentado en marzo ante la Corte por los abogados del famoso fundador de WikiLeaks.

El calvario judicial de Assange arrancó el 7 de diciembre del año pasado cuando, voluntariamente, el australiano se entregó a la justicia británica tras emitir la fiscalía sueca orden de arresto europea contra él bajo los cargos de abusos sexuales a los que supuestamente Assange sometió a dos ciudadanas suecas. A la detención le siguieron varios juicios en el Reino Unido centrados en dilucidar si extraditar o no al acusado a Suecia para ser investigado en este país por los presuntos delitos hasta que finalmente el 24 de febrero de 2011 el Tribunal de Magistrados de Belmarsh, sentenció queSuecia es el mejor lugar para determinar si Julian Assange cometió algún tipo de delito.

O lo peor que podía pasar. La sentencia dio vía libre a la extradición de Assange a Suecia y si eso llegara a ocurrir, el acusado estaría a un paso de ser enviado a Estados Unidos, país que pide su cabeza por las filtraciones de la organización relacionadas con la diplomacia estadounindense. Pero por suerte no todo estaba perdido ya que todavía quedaba por explotar la vía que ahora estamos viendo para esquivar la sentencia de extradición: presentar recurso de apelación contra ella en el alto tribunal del Reino Unido.

Y así están las cosas. En estos momentos la audiencia todavía se está desarrollando y falta la jornada de mañana pero ya podemos sacar varias cosas en claro. Por un lado los principales argumentos utilizados por la defensa en la vista para tirar atrás la sentencia que justifica la petición sueca de extradición, y por el otro las conclusiones que de ellos se desprenden.

De forma resumida, los abogados de Assange han esgrimido los siguientes argumentos principales:

  • Que las acusaciones contra Assange no pueden equivaler a crímenes en Inglaterra y por lo tanto la extradición a Suecia debe bloquearse.
  • En relación con lo anterior, que de las declaraciones de las supuestas víctimas se desprende que en las relaciones sexuales, fuera el comportamiento de Assange descortés o perturbador, no hubo ni violencia ni amenazas y fueron totalmente consentidas.
  • Que la orden de extradición es errónea ya que lo que busca es que Assange regrese a Suecia “no para su enjuiciamiento sino para realizar una investigación” (Assange no ha sido formalmente acusado de ningún delito y de acuerdo a los cargos del sistema jurídico sueco sólo se pueden establecer después de la extradición y una segunda ronda de preguntas).
  • Que el uso de la extradición con el único propósito de investigar es una “utilización desproporcionada” del sistema de detención europea.
  • Que la justicia del Reino Unido ni la sueca han investigado la credibilidad de las supuestas víctimas.

La conclusión final que saco de los argumentos de la defensa es que Julian Assange está siendo víctima de una caza de brujas ya que aunque el acusado ciertamente hubiera cometido algún tipo de agravio contra las dos chicas suecas (nadie dice que sea un santo ni que ellas mientan), la causa hace aguas en bastantes puntos y de ninguna de las maneras los supuestos delitos cometidos por Assange en Suecia --que en el Reino Unido no está ni tipificados y podríamos calificar de "engaños" pero nunca de agresiones sexuales-- justifican su extradición. ¿Por qué tantos esfuerzos entonces de Suecia en extraditar al fundador de WikiLeak si la petición está cogida por los pelos y además aunque fuera juzgado en el país por los presuntos delitos la sentencia que le caería sería menor? La única respuesta que se me ocurre, a mi y a muchos otros, es que la Casa Blanca está presionando a la justicia sueca ya que una vez en Suecia les sería fácil extraditarlo a los EE.UU y colgarlo en la plaza mayor, que ganas tienen. ¿Se hará justicia de verdad esta vez o los poderes fácticos la arrestarán nuevamente? En unos días tendremos la respuesta.