Qué pena me da últimamente RIM, dice un refrán español que 'a perro flaco todo son pulgas' y el caso de la compañía parecer ser precisamente ese. Hace poco publicábamos un pequeño análisis de la situación del mercado de la canadiense y coincidíamos básicamente en un punto, a RIM le falta actualizarse a nivel de aplicaciones y sobre todo de sistema operativo, que en muchos de sus terminales sigue siendo viejo, lento y atrasado para plantar cara a los dos grandes: iOS y Android. Ahora acaba de conocerse que se ha visto superada por parte de Apple en cuota de mercado en uno de sus territorios estandarte, Estados Unidos.

Pareciera que la compañía, con sus dos CEOs, estuviese empeñada, como define sublimente esta divertida viñeta de The Joy of Tech, en intentar seguir perpetuando los éxitos del pasado pero a base de repetir una y otra vez lo mismo. Lo que RIM no parece entender es que ya hace tiempo que las cosas en el mercado de los smartphones dejaron de la manera en la que eran cuando ellos estaban en lo más alto de la cima. Una Blackberry es una herramienta excelente de productividad con un teclado físico que siempre ha estado muy bien resuelto y que resultaba una herramienta extremadamente útil para esas personas que tienen que gestionar una gran cantidad de email.

Pero como decía los tiempos cambian, y si lo que antes primaba era la productividad ahora está claro que son cosas bien distintas, como el número de aplicaciones disponibles para una plataforma en concreto, la facilidad a la hora de publicarlas en el canal de distribución (de cara a los desarrolladores), la rentabilidad de la mismas (hay desarrolladores que se han hecho de oro) y sobre todo el ecosistema, aunque quizá esto sea consecuencia de las anteriores, que se va creando en torno al mismo.

Así que RIM deja de ser la compañía número dos en cuanto a cuota de mercado se refiere y le dejan el puesto a Steve Jobs y lo suyos. Paradójicamente, durante el último trimestre de año el único que ha aumentado su cuota ha sido Google con Android, que se situa en el 38%, a una diferencia pequeña pero sensible de los 26,6% de Cupertino. Buenas noticias, o al menos no malas, para el resto, pero la compañía canadiense debería empezar a preocuparse y a tomarse muy, pero que muy en serio el asunto porque puede que acabe siguiendo los mismos pasos que Nokia.

Lo bonito, y también lo traicionero, de la tecnología es que estar en la cima, por muy alta que está esté, no te garantiza que vaya a ser una posición que perdure para siempre (Apple debería tomar nota de esto) y al cabo de un tiempo, repetir los mismos pasos que te condujeron hacia ella suelen tener nefastos resultados. RIM ya ha visto lo que le puede pasar a una gran compañía si se empeña en seguir haciendo lo mismo de siempre esperando distintos resultados, esperemos que sepa rectificar, a tiempo está y volver a crear y presentar terminales que estén a la altura.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.