PayPal es el nuevo blanco de Anonymous y LulzSec, aunque no del modo que estamos acostumbrados. Ambos grupos han emitido un comunicado en el que solicitan a sus partidarios que borren sus cuentas en este servicio. De acuerdo con el texto, la razón central es que PayPal aún mantiene congelados los fondos para financiar a WikiLeaks; a la par que colabora con el FBI en la persecución de sospechosos como Mercedes Haefer, acusada de participar en una serie de ataques contra dicha página.

A través de #OpPayPal, estos grupos están promoviendo que la gente no utilice este servicio como represalia contra la retención de dinero. Lo que solicitan es que las personas suban imágenes de sus cuentas cerradas y que esparzan la iniciativa. A su vez, LulzSec ha puesto en su cuenta de Twitter una serie de alternativas que pueden ser empleadas en lugar de PayPal.

¿Por qué el cambio de estrategia? ¿Por qué esta vez no se trata de un ataque como los anteriores? Anonymous entiende que hay muchas maneras de afectar un servicio y ha tomado una aproximación más inteligente. "¿Recuerdas cuando nos atacaban con DDoS y podíamos hacer que los arrestaran?", parodia la cuenta de Twitter de Anonymous. Hasta ahora, no tienen cifras oficiales de cuántas cuentas han sido cerradas, pero ellos estiman (con bastante optimismo) que superan las 20 mil. Tampoco hay un pronunciamiento oficial por parte de PayPal o de eBay, la compañía dueña del servicio.

Anonymous ha optado por pegarle donde más le duele a las empresas: en la cotización en la bolsa. Han iniciado una cuenta regresiva para mirar cómo le va a eBay en el índice Nasdaq después de esta acción. Además, amenazan que éste es sólo el primer paso, pues cuando comiencen los juicios contra los acusados, la tormenta será peor.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.