WebRTC, la jugada maestra de Google para relegar a Skype

Google pudo comprar Skype en 2009. Eso, como bien lo describió Axel Marazzi en ese post, no sucedió pues hubo de por medio razones personales, más que de índole técnico. Hoy Skype es parte de Microsoft y esa historia poco importa ya. Mas Google, que tiene el poder como para comprar casi cualquier compañía que desee, tanto como el de crear la tecnología que le plazca, dio un paso adelante en su intención de competir en el mercado de las comunicaciones de audio y vídeo sobre Internet.

El 3 de mayo de este 2011 Google abrió el código fuente de WebRTC: una tecnología para voz y vídeo que funciona sobre la Web. Es decir, no directamente sobre Internet, como Skype, sino una capa más arriba, la capa Web. Aunque incluye componentes para lograr conexiones punto a punto usando protocolos estándar como RTP y STUN.

Siendo más específicos, WebRTC trabaja dentro del navegador. Por supuesto, esto va en comunión con los ideales de Google. Ya saben, esos que giran alrededor de la Web como plataforma universal para la creación e interconexión de aplicaciones, la Web en el escritorio y así. De hecho, WebRTC permite, por ejemplo, la creación de aplicaciones de voz y vídeo para chat sólo con código HTML y algunas bibliotecas JavaScript.

No obstante, para que WebRTC tenga éxito no basta con Google, tiene que ser un estándar. La empresa lo sabe y por ello ha invitado a participar a Mozilla y Opera --al parecer no a Microsoft-- para que realicen sus propias implementaciones. Al mismo tiempo ha trabajado con las prestigiosas IETF y W3C para la publicación y posterior aceptación de WebRTC como estándar de las comunicaciones en tiempo real sobre la Web. Esto implica la aprobación de la comunidad de ingenieros y científicos.

El siguiente paso importante se dio el viernes 17 de junio cuando Henrik Andreasson escribió a la lista de desarrolladores de Chromium. Les dijo que WebRTC aterrizaría en medio del código fuente con la idea de ser habilitado en el futuro dentro de Chrome. En particular, para ofrecer soporte completo de comunicaciones en tiempo real a partir de WebKit (el motor de renderizado) y hacia abajo hasta la partes que tienen que ver directamente con audio, vídeo y red.

La maquinaria se ha echado a andar y, quién sabe, tal vez en un par de versiones de Chrome veamos WebRTC en acción. Eventualmente sucederá lo mismo en Firefox y Opera.

Con WebRTC dentro de esos tres navegadores, cualquier desarrollador será capaz de crear, por decir algo, clientes Gtalk de forma nativa. Mejor aún, aplicaciones web tipo Skype para hacer videollamadas desde el mismo navegador. Y ésta es la jugada maestra de Google, una que no costó 8 mil millones de dólares, sino unas 100 veces menos, cuando adquirió Global IP Solutions para acceder a WebRTC y publicarlo como open source.

Así tal vez Skype ya no será necesario, salvo para el mundo Microsoft.

Más de: GOOGLE, SKYPE, VOIP
hazte socio

Recomendados