El viernes pasado, LulzSec asestó un golpe fuerte contra el Departamento de Seguridad Pública de Arizona, sustrayendo y publicando cerca de 700 documentos relacionados con la ley antiinmigrante (o Ley Arizona, como se le conoce popularmente). Bajo el lema "Chinga la Migra", este grupo subió el paquete de información --correos electrónicos, manuales, comunicados, borradores y más-- en un torrent a The Pirate Bay.

Este miércoles, el Senado de México realizó un punto de acuerdo para pedirle a la Secretaría de Gobernación explicaciones acerca del documento Intel Chapo Guzmán 01-26-2009. De acuerdo con este reporte, en 2009 la inteligencia de Estados Unidos supo de la asistencia de Joaquín "Chapo" Guzmán a una fiesta en un rancho en Sonora. Sin embargo, EE.UU. no avisó a las autoridades mexicanas sobre el paradero del narcotraficante.

Por esta razón, el senador Pablo Escudero pidió a la Secretaría de Gobernación que comentara si validó esta información y cuál es la reacción que tomará. Sin embargo, el punto de acuerdo está lleno de errores, omisiones y tropelías, además de exhibir una reacción tardía y torpe. Miremos:

Con fecha 26 de junio de 2011 fue publicado en diversos medios nacionales de comunicación impresa, que la página de internet “The Pirata Bay” sacó a la luz pública el documento denominado Intel Chapo Guzmán 01-26-2009, el cual fue sustraído por un grupo de “hacktivistas” al Departamento de Seguridad Pública de Arizona en un ciberataque, como represalia por la ley antiinmigrante SB 1070.

  1. Vale notar cómo el punto de acuerdo se dio por la exposición mediática del documento en medios impresos. Mientras que el ataque y la filtración se perpetraron la tarde del viernes 24 de junio, la noticias fue retomada por los diarios hasta el domingo. Desde aquí, se miran dos cuestiones: uno, que se legitima la información sólo cuando sale en papel --desestimando, así, al periodismo digital--; y dos, que la reacción de los medios también fue lenta.

  2. El nombre "The Pirata Bay" en lugar de The Pirate Bay (¿los habrá traicionado el corrector de Word?). Más que el error, afirma que "la página de internet (...) sacó a la luz pública", cuando lo correcto sería decir que TPB distribuyó el torrent con los documentos. También el uso del término hacktivista de manera injustificada, copiando casi a la calca los términos usados en una nota de Excélsior, referida más adelante en el punto de acuerdo.

Sigamos:

El operativo realizado por el Hacker autonombrado “Lulzsec” se denominó “Chinga la Migra”, por medio del cual se realizó el robo de 700 documentos electrónicos y su objetivo era mostrar que los agentes de inmigración de Arizona investigaban al narcotraficante Joaquín Guzmán Loera alias “El Chapo Guzmán” sin informar de ello a las autoridades mexicanas.

  1. LulzSec no es una persona, era un grupo de hackers. No se trata de una persona maquiavélica detrás de su computadora; sino de una agrupación descentralizada.

  2. El objetivo de LulzSec nunca fue "mostrar que los agentes de inmigración de Arizona investigaban (...) sin informar de ello a las autoridades mexicanas." No. El propósito de LulzSec era filtrar esa información como un modo de protesta contra una ley injusta, un ataque contra las autoridades. Sí, había una intención de evidenciar al Departamento de Seguridad, pero no sólo en la agenda del narcotráfico --lo que le importa resaltar a los legisladores-- sino en general, denunciar la opacidad con la que lleva la aplicación de la Ley Arizona.

Leamos ahora el texto central:

[E]n fechas recientes, específicamente el 26 de junio de 2011 fue publicado en el periódico Excélsior, que la página de internet “The Pirata Bay” sacó a la luz pública el documento denominado Intel Chapo Guzmán 01-26-2009 que fue dado a conocer vía el hacker Lulzsec, luego de que el grupo de hacktivistas al cual pertenece, robó setecientos documentos pertenecientes al Departamento de Seguridad Pública de Arizona en un ciberataque, como represalia por la ley antiinmigrante SB 1070, implementada en dicha entidad norteamericana en contra de los migrantes. El operativo de Lulzsec se denominó “Chinga la Migra”, y su objetivo era mostrar que los agentes de inmigración de Arizona, investigaban a “El Chapo Guzmán” sin informar a las autoridades mexicanas.

Aquí vemos en conjunto como trabaja toda la retórica del Senado. Primero, queda evidenciado que la fuente es el diario Excélsior, no el documento filtrado. ¿Por qué, si estaba disponible, no lo descargaron y lo interpretaron ellos? Segundo, separan a LulzSec como "un hacker de un grupo de hacktivistas". Si leemos con atención, lo que dice es que una agrupación (sin nombre) robó 700 documentos; y después, uno de estos hackers tomó el documento del "Chapo" Guzmán para ayudar a las autoridades mexicanas avisándoles que EE.UU. sabía del narcotraficante.

Es una vergüenza no sólo el desconocimiento y las asociaciones erróneas, sino el tergiversar la historia para usarla como un arma política. Yo sólo les pregunto: ¿y los otros 699 documentos? ¡Ah, sí, se me olvidaba: como de esos no hablan los periódicos, hagamos como que no existen! Triste que el Senado esté supeditado a lo que aparece en los medios convencionales (tarde y mal, para variar). Ahora, a ver si la Secretaría de Gobernación --que tiene ocho días hábiles para responder a la petición-- no nos sale con otro cuentos de piratas.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.