Que culpen a las redes sociales de lo que quieran. Es normal que deriven en nocividad: algo tan poderoso, capaz de convertir en dios a quien hacía semanas era menos que nadie, ha de procurar lo mejor y lo peor. Sólo de nosotros depende aprovechar en beneficio propio el vivir en una sociedad conectada como ésta, donde el anonimato, más que un privilegio, es el peor de los cánceres.

Terra Naomi era una de esas jóvenes anónimas repletas de sueños. A menudo se le erizaba la piel al imaginarse sobre un escenario, interpretando su música ante una audiencia entregada. Un buen día se dijo que ya estaba bien de ensoñación y decidió hacer algo al respecto: reunió nimios recursos y colgó un vídeo en Youtube.

Poco imaginaba por entonces que aquel tema resultaría galardonado con el primer Youtube Award a mejor vídeo musical, precedido por millones de inesperadas visitas. El reconocimiento atrajo la atención de Island Record, que de la noche a la mañana le propuso la edición del que sería su primer disco.

Ahora, medianamente consolidada en el espectro, Naomi lanza un segundo álbum para el que quiso ser coherente a sus principios, prescindiendo de discográfica y financiando la publicación gracias a las donaciones de sus seguidores en Internet.

Este trabajo resulta así la más clara muestra de cómo la red ha cambiado para siempre el negocio de la música. Sabiendo que el disco, además de financiación, necesitaría promoción, la artista optó por otra casera solución: la firma de un acuerdo con Hipstamatic (sí, la aplicación fotográfica).

La idea fue que todos sus usuarios participasen en el clip del primer single, orquestándose un concurso fotográfico que ha terminado recibiendo más de 10.000 instantáneas. A los interesados se les pedía una imagen en la que respondiesen a una simple pregunta, «¿Qué amas?«.

Sería la propia comunidad quien, con sus preferencias, decidiese cuáles de esas fotografías terminarían apareciendo en el vídeo que abre la entrada. ¿Quién sabe? Tal vez alguno de nuestros lectores haya colaborado y nosotros sin saberlo.

Naomi también ha recibido soporte de la firma de análisis mediático Klout, la web de moda 1Brand1Brand y por supuesto de su mentor, Youtube, esa nueva cantera de artistas también responsable de divertidos fiascos como el de cierta quinceañera apasionada del fin de semana.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.