El caso de Righthaven es de suma importancia para el debate del copyright ya que es una muestra clara de los abusos que las industrias hacen del sistema para monetizar sus derechos de propiedad intelectual, basándose en las demandas para generar dinero. El copyright no fue diseñado para que se genere dinero a partir de demandas, en teoría, es para que los autores (no las sociedades de gestión) se beneficien de la explotación de su obra. Pero hace mucho que el copyright no funciona así; bueno, más bien, ni siquiera funciona.

En ALT1040 hemos seguido de cerca el caso de Righthaven, un despacho legal dedicado literalmente al trolleo de copyright, aunque ellos lo llaman respeto a los derechos de autor. Todo empezó con demandas masivas sobre los derechos de una fotografía de la TSA manoseando un pasajero. Después de declinar sospechosamente en algunos de sus objetivos, Righthaven fue demandado por BuzzFeed por extorsión.

El día de ayer Righthaven, ha sido expuesto en la corte ya que el juez considera su demanda contra Democratic Underground como una farsa.

Específicamente la demanda de Righhaven fue considerada como un sham, es decir que aunque exista una demanda formal, los argumentos son falsos y no hay causa legítima que perseguir. Y es que simplemente Righthaven utiliza deficiencias del sistema legal de derecho de autor para crear un modelo de negocios en torno a la extorsión.

El caso que finalmente deja a Righthaven en la calle de la vergüenza se centraba en la demanda a Democratic Underground: un usuario publicó en un foro 5 enunciados de una noticia del periódico Las Vegas Review Journal del cual Righthaven clamó el copyright. Sin embargo, se expuso en la corte como estos abogados (o más bien mercenarios) simplemente ofrecieron enfrentar la demanda para recibir un porcentaje de la reparación de daños que pretendian recibir.

¿Quién en su sano juicio persigue el copyright de citas en foros y blogs?. Solo unos bandidos. Ya lo dijo claro John Perry Barlow en el E-G8: el peligro es que se empieza controlando la propiedad intelectual y después se termina controlando expresiones que algunos no quieren que existan.

De acuerdo a EFF, la corte indicó que Righthaven realizó declaraciones deshonestas y confusas a la corte y por lo tanto descarta su queja, además de que este copyright troll tendrá que desistir de su demanda:

"Al desestimar la demanda Righthaven en su totalidad, la sentencia del Juez Presidente de Hunt rechazó decisivamente el modelo de negocio de Righthaven de transferir derechos para demandar, únicamente, como medio para hacer cumplir los derechos de autor", dijo Laurence Pulgram, director de litigios de derecho de autor en Fenwick & West en San Francisco . "La sentencia habla por sí misma, el tribunal rechazó que Righthaven tenga suficientes derechos de copyright, indicando que la demanda era "flagrantemente falsa", hasta el punto de que la demanda es no solo deshonesta, si no abiertamente engañosa".

La victoria de Democratic Underground será decisiva para los otros 270 casos pendientes de Righthaven.

El modelo ¿legal? de demandas masivas y extorsión que también esta siendo utilizado por la industria cinematográfica, no durará mucho. La industria esta escalando la crisis de legitimidad del modelo de propiedad que tanto defienden, gracias a los abusos a sistema judicial vía copyright trolling en el cual se especializan farsantes como Righthaven.

El gran misterio es el empeño de la industria por cavar su propia tumba y sobre todo, tan profunda.