El Pentágono, a través de la Microsystems Technology Office (MTO) y la Defense Advanced Research Projects Agency (DARPA), lanzó una convocatoria abierta para participar en el programa Living Foundries (algo así como Fundiciones de Vida). El objetivo es llevar la biología a la ingeniería; en específico, construir una plataforma que permita hacer de los sistemas biológicos una tecnología manufacturable, tanto como si de chips de tratase. El Pentágono quiere auspiciar grandes ideas al respecto:

Llevar la producción biológica a un espacio ingenieril donde el único límite es la creatividad del diseñador. Living Foundries intenta habilitar la producción bajo demanda de materiales nuevos y de alta calidad, así como dispositivos y capacidades para el Departamento de Defensa.

Los EE. UU. quieren entrar de lleno al terreno de la fábricas biológicas, bioingenieria, biometariales, bio-algo-basado-en-genes y seres vivos, y con esto dar el siguiente paso hacia una era ulterior de materiales y dispositivos inimaginables.

Justo ayer en el post de Ghost in the Shell reflexionaba sobre el asunto del ADN cómo auténtico código fuente biológico y nosotros como el receptáculo que hace las veces de disco de almacenamiento y procesador ejecutante de esa instrucciones. (Es más, yo diría que tenemos equipo de cómputo en cada célula: en suma una supercomputadora que procesa tareas en paralelo.) El punto es que, como dice el Pentágono, con módulos de código biológico como bloques básicos de construcción de bioapps, la imaginación es el límite.

Entonces estamos por ver máquinas biológicas con funciones precisas, delimitadas, quizá reunidas en bibliotecas y frameworks de software, para la creación de aplicaciones. Incluso sistemas bioperativos que administren procesos biológicos para el uso óptimo de recursos. Sistemas autogestionados que se reparan a sí mismo, aprenden de sus errores y evolucionan.

Por supuesto, con esto seguirán peleas como el biosoftware libre vs. el privativo, patentes y propiedad intelectual. Tal vez sean creados nuevos seres vivos que le pertenezcan al estado y otros de libre distribución, sociales, reproducibles por los entusiastas.

Todo esto a la vuelta de la esquina.

👇 Más en Hipertextual