El modelo de pago del New York Times terminará por caer. Y creánme, los programadores del sitio no ayudan mucho a la supervivencia del muro. Ahora se ha detectado otro hueco en el paywall que permite al lector acceder al contenido de paga sin necesidad de desembolsar ni un centavo. Tampoco se necesitan grandes conocimientos sobre informática. No: se trata de un error tonto, infantil, casi puesto adrede.

Como pueden notar, cualquier persona puede saltarse la barda en sólo tres pasos sencillos. Basta con acceder al periódico, y cuando aparezca el mensaje de "beneficios" (ejem) por pago, hay que dirigirse a la barra de direcciones del navegador. Ahí borramos toda la palabrería que sobra y ¡voilá! Acceso libre y sin compromiso.

Desde hace tiempo que existe una oposición férrea contra este sistema, implementado a mediados de marzo de 2011. Si bien el NYT sólo necesita convertir a uno por ciento de sus lectores para tener un superávit de 60 millones de dólares, la medida afecta a cerca de 15% de sus usuarios. Ellos tienen que pagar hasta 35 dólares por consumir el diario, una tarifa excesiva si consideramos que el abono anual equivale a un año de suscripción de Netflix, Pandora, Dropbox y el Wall Street Journal.

Es muy probable que el error sea corregido muy pronto, pero es evidente que se trata de un descuido gravísimo. El New York Times no encuentra la manera de hacer una muralla en condiciones. Hace unos meses, bastaba con eliminar cuatro líneas de código para poder entrar sin inconvenientes al contenido del diario. Ahora ni siquiera ese obstáculo pusieron. Bastante mal para una muralla de papel que costó 40 millones de dólares.