Es curioso el mundo éste de las cifras. Según en qué mercado te muevas, puedes tener 200 millones de usuarios y aún así no llegarle ni a altura del betún a tu más directo competidor.

Aún con todo, doscientos millones son muchos, por lo que nadie debería subestimar a Opera Software, quinta en el ranking (un 2.4% del mercado de los navegadores está en su poder) por detrás de Internet Explorer, Firefox, Chrome y Safari.

Para celebrar tan impresionantes cifras, Opera ha comenzado a reflejarlas en su página, donde además del aumento de su número de seguidores en Facebook a tiempo real, se nos dan a conocer las 14.741 personas admiradoras del bigote de Tom Selleck o las 1.908 personas que no sienten vértigo al calzarse unos zancos. Entrad a lo largo del día, aún quedan bastantes estadísticas absurdas por desvelar.

Jocosidades aparte, os sorprenderá la disponibilidad de Opera 11.50, que los de Oslo han lanzado al mundo en tan significativa fecha. Medio año ha pasado desde la última actualización, de la que ésta se distingue esencialmente por una renovada interfaz de usuario.

Opera luce ahora bastante similar a sus competidores, con botones aún más nimios y la consiguiente ganancia de espacio para contenido web. Mejora también la velocidad de navegación, que dicen sus responsables ha aumentado entre un 10 y un 15%.

El característico Speed Dial (sumario inicial de sitios más visitados) sustituye enlaces o vistas en miniatura por extensiones que nos muestren el contenido de dichas páginas en tiempo real, pudiendo insertar las típicas de cariz meteorológico u horario (Opera ha firmado acuerdos con Read It Later, Webdoc, The Hype Machine y StockTwits para que dispongan sus propuestas).

Más novedades: sincronización de contraseñas entre varios navegadores Opera y el inevitable arreglo de "miles de bugs reportados". Se refuerza también la compatibilidad HTML5, facilitando la labor a desarrolladores y se implementa un nuevo motor de renderizado.

Los cambios, aunque numerosos, no terminan de ser sustanciales. Mucho me temo que, pese al doble centenar de millones, Opera aún tiene un largo camino que recorrer hasta plantar cara a sus rivales.

👇 Más en Hipertextual